miércoles, 22 de junio de 2011

NUEVA YORK II

Empezamos la segunda parte (y última) de mi viaje a Nueva York con una foto curiosa. Aparentemente, es un hall de hotel como otro cualquiera, ¿verdad? Pero se trata del hotel Meridiem y junto a esa columna que veis al fondo, a mano izquierda, hay un pequeño pasillo oscuro que te lleva a una pequeña hamburguesería donde puedes probar por poco dinero una de las mejores hamburguesas de Nueva York. Por supuesto, nosotros nos acercamos (con lo que nos costó encontrar el dichoso hotel...nos habíamos dejado las señas en casa) y disfrutamos de una. La operación es sencilla (pero curiosa). Haces cola en ese pasillo sin luz, solo se ve el neón en forma de hamburguesa al final y, antes de entrar, rellenas un papel que tienen junto a la pared, en todos los idiomas, donde pones cómo quieres la hamburguesa (sola, con queso, lechuga, cebolla, tomate, mostaza...), qué bebida tomarás, si quieres patatas y algo de postre. Ese papel es que le tienes que dar a los de la barra para que te hagan el pedido en un minuto. El sitio por dentro es muy cutre y con encanto, lleno de posters de pelis ochenteras y grupos como Los Ramones (mi chico se emocionó, jeje!). Las hamburguesas son para llevar o para tomar allí....si encuentras un hueco, claro. Nosotros comimos con otra pareja alemana que nos pidió sentarse con nosotros.

Como no, aunque sin poder ver ni la mitad de la mitad, tuvimos nuestro paseito por Central Park...una maravilla! Vimos a un grupo de niñas saltando a la doble comba (eso que solo se ve en las pelis) y equipos aficionados de baseball dándolo todo en las pistas (era una liguilla de empresas) y nos sentimos realmente en Nueva York. Eso sí, España se hizo presente cuando pasamos por un puesto de comida ambulante donde anunciaban que tenían churros. A saberse cómo eran...yo no los iba a probar haciendo 30 grados a la sombra!



Lo de la comida ambulante es casi esencia de su cultura, diría yo. No había ni un ejecutivo/a que no llevara su medio litro de café de Starbucks (dios, uno en cada esquina, toda una plaga!) y comiera su pequeño sandwich a eso de las 12.30 horas. Cinco minutos y vuelta al trabajo, qué estrés! El sábado nos encontramos por casualidad con un mercadillo de comida en la calle de las Américas, perpendicular a la 42, y vendían de todo, desde fruta fresca (con muy buena pinta, por cierto) hasta smoothies de todos los sabores imaginables.


Por vender, precisamente en esa calle, donde está una tienda de merchandising de la cadena HBO, vendían hasta Tru Blood (un guiño a los amantes de la serie, que ya ha comenzado su nueva temporada en Estados Unidos)

Uno de los sitios que más me gustó, y al que llegamos de casualidad, después de visitar el barrio de Meat Packing y pasear por el High Line (una vía de tren muerta que han rehabilitado de tal manera que es un paseo lleno de verde por todos los lados) fue el mercado de Chelsea, ubicado en la fábrica donde se hicieron las primeras galletas Oreo. Totalmente recomendable, mirad qué cartelito a la entrada:

Y de eso estaba el mercado lleno, de cupcakes de todos los tipos, sabores y colores. Aquí os dejo unas fotos de muestra para que os deleiteis:





Encontramos también muchos dulces con motivo del Día del Padre, que me tenía súper intrigada, porque no sabía cuándo demonios era...resulta que es justo tres meses después que en España, el 19 de junio!



Otro lugar imprescindible para ver es el bario del Soho, con sus tiendas, su ambiente, sus calles...nosotros fuimos en sábado y había mucha gente, pero nada agobiante. Recuperamos fuerzas en una terraza donde nos pedimos unos sandwiches que resultaron ser unos auténticos bocadillos. Para rematar, unas patatas fritas, cómo no!

Y es que allí todo, incluso la comida, es a lo grande. Si no, fijaos en lo que nos pusieron cuando pedimos en un mejicano de Brookling unos nachos con queso para picar...tenían de todo, hasta judías negras!

Aunque la palma se la llevó esta ensalada que pidió Daniel el último día, porque no quería comer mucho....sí, yo tampoco veía dónde tenía lo verde, ¡ja,ja!

El otro día os mentí un poco porque dije que solo había sido capaz en toda la semana de comerme un cupcake...bueno, pues el último día me desayuné media docena en una pequeña tienda que había junto al hotel.

Eso sí, eran mini cupcakes, pequeños bocaditos que estaban de vicio. Había de muuuchos sabores, pero yo me pedí (de izquierda a derecha) un par de red velvet, otra pareja de oreo y una última de vainilla con crema de cacahuete y frambuesa....riquísimos! Ahora estoy con ganas de hacer unos cupcakes de oreo, porque allí se veían en todas partes. Tengo que buscar la receta....

Algo que me sorprendió (gratamente) fueron los mercados que nos fuimos encontrando por el camino. Uno de los más bonitos (y junto al hotel, así que fuimos casi todos los días) fue el que está en la Grand Central Station. Todo taaan ordenado y con tan buena pinta...




Y hasta aquí este pequeño recorrido por la gran Nueva York, una ciudad que hay que visitar, por lo menos, una vez...aunque nosotros ya estamos deseando volver!

A empezar con buen pie la semana!

8 comentarios:

Virginia dijo...

Te lo dije en el anterior y te lo repito ahora que veo el montón de cosas que visteis ¡QUE ENVIDIA!

Akane dijo...

Me repito, igual que Virginia: ENDIVIACA!!
Es que encima has ido a todos los sitios que yo tengo ya fichados desde hace tiempo para cuando logre ir, no es justo, jajaja. Ahora me has renovado las ganas de "escaparme" a esa mágica ciudad :P

Ha sido un placer recorrer esos rincones de vuestra mano, me alegra mucho de que lo pasárais tan bien :)

Un abrazo

PD. En un rato veré el nuevo episodio de True Blood, faltaría más :P

Bea la cocinillas dijo...

Hey chicas, que no lo he escrito para dar envidia....sino para animaros y daros el último empujoncito para coger el avión y disfrutar de esa gran ciudad, que conste, jeje!

Carol dijo...

Beaaa!! Acabo de volver de Las Palmas y ya me he leido tu super crónoca de Nueva York! Las dos partes, y me han encantado!! Tengo aun más ganas de ir que antes...

Se nota que lo habéis pasado de maravilla!

Un besazo!

Ivana dijo...

que envidiaaaaaaaa! yo quiero volver!
besitos

BeatriZ dijo...

¡Que envidia mas gorda madre!. Tu no sabes las ganas que tengo yo de ir a NY. :))

Besos, Beatriz

Laura y Paloma dijo...

Nos había gustado mucho la entrada anterior, pero esta nos ha gustado muchísimo más. Qué de cositas interesantes. Para empezar, el día que vayamos a Estados Unidos tenemos que estar a dieta un mes antes porque allí parece que se te ponen en una ración lo de todo el día, jaja.
Apuntamos la hamburguesería con los trucos para llegar a ella. Y nos han gustado mucho los cupcakes-obras de arte.
Por cierto, Laura se va en Agosto a Toronto, no es NY pero seguro que ve alguna de estas cosas :-)
Un beso!

Kevin dijo...

Hola, acabo de encontrar tu blog y me ha encantado asi que me quedo por aquí siguiendote :)

Te pasas por el mío? GRACIAS!!

Un beso