miércoles, 1 de agosto de 2012

Brownie de chocolate y lacasitos


 
Todo lo bueno se acaba y hoy toca incorporarse de nuevo al trabajo (pensando ya en la siguiente quincena de vacaciones, por supuesto, que llegará en el lejano septiembre…). Para los que están mi lamentable y triste situación (lo sé, soy un poco exagerada) y para los que hoy comienzan sus merecidísimas vacaciones, ahí va una nueva versión del brownie, el postre más rico del mundo mundial (aquí no exagero nada), sacada del blog De Rechupete y que hizo las delicias de la familia la pasada semana.

Si queréis ver la receta original, pinchad aquí.

Y esta es la mía:

INGREDIENTES

225 gramos de mantequilla
225 gramos de chocolate para fundir
150 mililitros de agua
225 gramos de harina de repostería
225 gramos de azúcar
150 mililitros de nata líquida
2 huevos
4 cucharadas de leche
10 galletas

Para la cobertura
200 gramos de chocolate para fundir
6 cucharadas de agua
3 cucharadas de nata
100 gramos de mantequilla
Lacasitos

PREPARACIÓN

Comenzamos con el bizcocho. En un bol se mete el chocolate cortado en trozos, el agua, la nata y la mantequilla y se deshace todo en el microondas, a temperatura baja (si queréis en la opción descongelar). Ponedlo primero un par de minutos, sacadlo, dadle vueltas y volver a meterlo otro poco para que se haga lentamente y no se queme.
Sobre esta mezcla, añadir la harina (tamizada mejor) y el azúcar. Mezclar con una espátula para que se integre todo bien y no queden grumos.
Añadir ahora los huevos, previamente batidos, y las cucharadas de leche.
Por último, echar las galletas en trozos, del tamaño que más os guste.
Verter la mezcla obtenida en el molde que se vaya a usar, engrasado para que luego se desmolde mejor y hornear durante 20 minutos a 190ºC, hasta que al pincharlo con un palillo en el centro, este salga limpio.
Dejar enfriar mientras se prepara la cobertura, que se hace mezclando el chocolate, la nata, el agua y la mantequilla, también deshaciéndolo en el microondas.

 


Con una espátula, se vierte esta mezcla por encima del bizcocho y se añaden los lacasitos como adorno por encima.
Dejar reposar en el frigorífico hasta que la capa de la cobertura esté totalmente endurecida.


OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO

Para mi gusto (soy chocolatera, pero no en exceso y menos de chocolate negro) la cobertura es ya un poco exagerada, después de tanto chocolate. Quizá si se hiciera con un chocolate más suave estaría mejor (para mi gusto, insisto) pero como la búsqueda de esta receta empezó porque tenía un bote de lacasitos y no sabía qué hacer con él….surgió todo esto. A pesar de todo, sin duda, repetiré, porque es un brownie muy, muy jugoso.

Eso sí, las cantidades son un poco exageradas, sale un postre muy grande. Os aviso por si no sois muchos para repartir (aunque así a más tocáis, claro) para que dividáis las cantidades a la mitad.

La parte positiva de hacer un postre tan grande es que se puede congelar sin problema y ya tenéis el momento dulce de una comida / cena resuelto sin ensuciar la cocina. Con sacarlo poco antes (porque se descongela en un momento) asunto arreglado.

Una última pega: yo le añadiría más galletas, no solo diez, para que se notara todavía más el crujiente en cada bocado de esta delicia.