miércoles, 9 de septiembre de 2009

Bea y las galletas impronunciables

Si es que cuando se me mete algo entre ceja y ceja…pues nada, que el otro día, paseando con el ciberespacio culinario, me tropecé con las últimas galletas de El rincón de Bea y no tuve más remedio que hacerlas.

Y esta vez, parece que salieron bien, ya sabéis que no soy muy hábil con el tema galletil, hay que practicar más. Pero estas resultaron realmente fáciles, aunque Bea (la de El Rincón, no yo) dice que quedan blanditas por dentro. Bueno, a mí me quedaron duras por dentro y por fuera, quizá las dejé más tiempo del necesario, pero, aún así, volaron en cuanto abrí la caja y las di a probar.

La única pega, el nombre, porque la gente te dice: “¡qué ricas!, ¿qué son?” y tú eres incapaz de contestarle sin poner cara rara ni titubear: “pues qué van a ser….SNICKERDOODLES de toda la vida”.

No tardéis mucho en hacerlas, están riquísimas, lo que más me gustó, personalmente, fue el toque que le da la nuez moscada (me encanta esa especia) y el aroma que deja en la casa después de hornearlas.


Si queréis ver la receta original (y un poco de historia de las galletas), pinchad aquí.


Y esta es la mía:


INGREDIENTES


125 gramos de mantequilla a temperatura ambiente

110 gramos de azúcar

1 huevo batido

1 cucharadita de extracto de vainilla

250 gramos de harina

Media cucharadita de nuez moscada

Tres cuartos de cucharadita de levadura química

1 pizca de sal

1 cucharadita de canela

1 cucharada de azúcar


PREPARACIÓN


Lo primero, hay que preparar la harina, la sal, la levadura química y la nuez moscada. Todo eso se tamiza y se reserva en un bol.

En otro recipiente, batir la mantequilla con el azúcar hasta que se integre todo bien y quede una crema blanquecina. Añadir el huevo batido y seguir mezclando para que se integre. Añadir también el extracto de vainilla.

Ahora, poco a poco, se va echando en esta mezcla la harina (que estaba con la levadura, la sal y la nuez moscada) y se sigue batiendo para que todo quede bien mezclado.

En un plato hondo aparte, se mezcla la cucharada de azúcar con la cucharadita de canela. Ahí se rebozarán las bolitas de masa. Mientras tanto, se enciende el horno a 180ºC.

Las bolitas tienen que ser del tamaño de una nuez, más o menos. Se pasan por el plato con azúcar y canela y se ponen en la bandeja del horno, que se cubre con papel vegetal para que no se peguen las galletas.

Se aplasta un poco cada bolita y se deja una separación entre cada una de ellas, para que no se junten luego al cocer.
Se hornean durante quince minutos. A media cocción, se abre el horno y se le da la vuelta a la bandeja, para que todas las galletas se hagan por igual.

Sacar del horno y dejar reposar un par de minutos antes de pasarlas a una rejilla para que se enfríen del todo.

OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO


Os lo prometo, son muy fáciles de hacer, a mí me salieron a la primera, así que seguro que no tienen mayor complicación para vosotros. Sólo unos consejillos:


Si se os ha olvidado sacar la mantequilla para que esté a temperatura ambiente o si, simplemente, queréis que esté todavía más blanda (incluso líquida) para que se integre mejor con el azúcar en el primer paso, meterla unos segundos en el microondas. Yo lo suelo hacer porque luego me resulta más fácil trabajar con ella y no me quedan grumos.


No hace falta que las bolitas, una vez aplastadas, se separen mucho las unas de las otras, porque no crecen tanto como otro tipo de galletas, así que casi no hay “peligro” de que se peguen entre ellas.


Con esta receta salen unas 24 galletas.


La masa que se obtiene no es muy difícil de trabajar, queda como arenosa pero no muy pegajosa. Si queréis, podéis untaros un poquito las manos con aceite para poder hacer las bolitas mejor, pero casi no se pega, así que se pueden hacer fácilmente.



3 comentarios:

Beatriz dijo...

Corazón ...me alegro que te hayan gustado las galletitas. Efectivamente las has debido de hornear demasiado tiempo porque en serio que quedan como un bizcochito....

Esto se ha podido deber a dos cosas ¿te fías de la temperatura de tu horno? ¿estás segura de que la temperatura que marca es la real? ¿ tienes un termómetro de horno?... En estas cocciones tan cortas de cositas tan pequeñas, una variación de 5 grados arriba o abajo, te puede fastidiar una receta.

Por otra parte, en ningún caso debes meter la mantequilla en el microondas. No funciona así... la manteqequilla debe estar a temperatura ambiente,,,( no es necesario que la dejes horas ..) con media hora tienes de sobra. Si quieres acelerar el proceso la puedes sacar del envoltorio y cortarla en trozos pequeñitos.... pero nunca en el microondas!!!!

Un beso muy fuerte

Bea

Anónimo dijo...

Bea, geniales!!! yo también la tengo en la carpeta de recetas pendientes jeje mejor dicho enla "super carpeta" jejeje

besos!!!
Vanesa Sierra
Mis deseos más dulces

Bea la cocinillas dijo...

Bea,
gracias por tus consejos así que, ya sabéis, esta Bea sabe muuuuuucho más que yo, así que hacerle caso a ella. No volveré a meter la mantequilla en el micro, prometido! Y un termómetro de horno? ni sabía que existían, volveré a hacer la receta para ver si me pasé de tiempo. Eso sí, estaban también ricas "duras", eh? que conste, jeje!
Vanesa, ya estás tardando en meterte en harina con estas galletas, fueron todo un éxito!!!! Yo ya más que carpeta tengo caja llena de recetas, jajaja!