viernes, 9 de marzo de 2012

Cupcakes de fresas





Soy de esas de, con perdón, “culo veo, culo quiero”. Y más en la cocina, o, exactamente, con vuestros blogs de cocina. Esa es mi excusa para justificar la entrada de hoy: cupcakes de fresas. La culpa es vuestra, por inundar vuestras páginas hace unas semanas con esta delicia. Y mía, por mis obsesiones: tengo que hacerlos, tengo que hacerlos, tengo que hacerlos….¡y no me arrepiento! porque me parecieron súper jugosos y muy ligeros (bueno, con el frosting menos, la verdad, ¡je,je!).
Además, es la primera vez que hago una receta de Alma, que no necesita presentación, lo sé. Pero por si acaso hay algún/a perdido/a, es del blog Objetivo: cupcake perfecto. Y creo que yo casi lo conseguí.

Si queréis ver la receta original de Alma, pinchad aquí.

Y esta es la mía:

INGREDIENTES

Para la masa
120 gramos de mantequilla
180 gramos de azúcar
2 huevos
230 gramos de harina
2 cucharaditas de levadura química
120 mililitros de leche
1 cucharadita de extracto de vainilla
200 gramos de fresas

Para el frosting
250 gramos de mantequilla
Azúcar glass al gusto
3 cucharadas de leche
Esencia de fresa
Colorante rojo

PREPARACIÓN

Lo primero es lavar y cortar en pequeños trocitos las fresas y reservar.
En un bol, verter la mantequilla blandita (yo la derrito, en función “descongelar” en el microondas para que se pueda trabajar mejor) y el azúcar y batir hasta que se integren los dos ingredientes. Añadir los huevos, uno a uno, y seguir batiendo.
En otro bol se mezclan los ingredientes sólidos: harina y levadura. La mitad de la mezcla se vierte ahora en la que hemos hecho y se integra todo. Después se añade la leche, donde habremos disuelto la esencia de vainilla y se vuelve a mezclar todo bien.
Por último, se termina de verter lo que queda de los ingredientes sólidos y remover hasta conseguir una masa homogénea.
Por último, se añaden los trozos de fresa para que queden bien repartidos.




Ahora es el momento de verter sobre los moldes, ya sabéis, no más de 2/3 de la mezcla en cada uno y meter en el horno para que se hagan durante aproximadamente 25 minutos a 180ºC.




 
Para preparar el frosting, mezclamos los ingredientes y probamos hasta que esté a nuestro gusto (lo que no quedó a mi gusto fue el color....¡os juro que lo quería rojo!).





 Cuando estén los cupcakes fríos, se adornan con el frosting y se meten en el frigorífico para que endurezca la crema y poderles hincar el diente, ¡hummm!


 

 
OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO

Antes de que se me olvide, la señorita Alma, una auténtica experta de los cupcakes, ha escrito una completísima entrada con dudas y consejos que podéis encontrar aquí.

Y ahora, mis observaciones:

Sé que no tengo perdón de Dios, y más en estas fechas, pero hice estos cupcakes con fresas congeladas y…¡salen igual de ricos! ¿Cuál es mi excusa? Que tenía esa bolsa de fresas congeladas que compré en un supermercado fuera de temporada de esa fruta y estaba ahí olvidada en lo más profundo del congelador, ¡ya era hora de darle uso!

Por cierto, con estas cantidades me salieron unos veinte cupcakes, de tamaño de magdalena media, para que os hagáis una idea, ¿vale?

Y hablando de congelar….¡estas delicias se pueden congelar! Lo digo por si, como yo, os juntáis con mucho material dulce, como me pasó a mí. Luego descongelan en unos minutos, y están tiernitas como el primer día. Palabra.

Por si os pasa como a mí, que en vez de verter por partes los sólidos y los líquidos, no alternáis… no os preocupéis, salen igual. Eso sí, al principio creí que, tras verter lo sólido, sería imposible desenganchar el batidor de varillas de ese ungüento, ¡ja,ja!



9 comentarios:

paulambetadas dijo...

Se ven riquísimas y frescas, tienen que ser una delicia. Besos

Rakelilla dijo...

Que ricos! a mi todo lo que lleve fresas me vuelve loca.

Bicos

carmen dijo...

Bea te han quedado muy bien, yo tuve la suerte de hacer un curso con Alma, y es un encanto, además te cuenta todos los truquillos.
Hay que aprovechar la temporada de fresas, y probaré esta receta.
besos,

Akane dijo...

Uy, cómo apetece ahora hornear con fresas! Me ronda la idea ya varios días, pero no me animo... aunque ya casi es primavera y el tiempo invita a jugar con estas maravillosas frutillas :)
Unos cupcakes divinos, el frosting no es ligero pero me gusta que no hayas puesto una capa ingente sobre cada cupcake, tienen el toque justito para no enmascarar esa miga tan tierna :)

Un abrazo

Bea la cocinillas dijo...

Paula,
la verdad es que las fresas le dan un toque muy jugoso a la masa, hummm!
Rakelilla,
hay que aprovechar entonces bien esta temporada para hacer mil y una receta de fresas, eh? Estás ricas de todas maneras, la verdad.
Carmen,
gracias! Qué suerte, entonces ya serás toda una experta. Un día conseguiré plaza para hacer yo uno, jaja!
Akane,
ahora que ya hace bueno, no tienes excusa. Lo del frosting, sí, es súper empalagoso, pero quería hacer los cupcakes más "auténticos", jeje!

Marisa dijo...

Holaaaa, ayysss como me gustan estos pastelillos, son un vicio! con fresas tienen que ser el no va más.
Un besooo

Bea la cocinillas dijo...

Marisa,
pues sí, tienes que probarlos con este ingrediente, porque queda muuuuy rico. Besos!

Carol dijo...

Bea te han quedado estupendos! Yo nunca he probado a hacerlos con fresas, si con arándanos pero con fresas nunca.. habrá que probar!

Un besito!

leticia dijo...

qué bien te han quedado!!