viernes, 22 de junio de 2012

Petits de chocolate



Cómo diría la mítica Janice de la serie “Friends": ”Oh-Dios- mío”. 
Es lo que vais a exclamar, os lo aseguro, cuando probéis este postre, uno de los más sencillos que he hecho en mi vida y que te dan un chute de chocolate que te activa para toda la semana. Vale, lo reconozco, quizá lo eché en moldes demasiado grandes, si se llama “petit” es porque debería ir en cacharritos más pequeños quizá, pero…¡todos terminamos rebañando nuestro maxi cuenco!

Si queréis ver la receta original de Trotamundos, del estupendo blog Food & Cook, pinchad aquí.

Y esta es la mía:

INGREDIENTES (para cuatro vasos aproximadamente)

100 gramos de chocolate con leche
200 mililitros de nata líquida (un bote)
150 mililitros de leche
200 gramos de queso de untar (una tarrina)
50 gramos de azúcar
1 sobre de cuajada

PREPARACIÓN

Primero, cortamos en chocolate en onzas y reservamos. En un vaso vertemos parte de la leche que vamos a utilizar y ahí disolvemos el sobre de cuajada. Reservamos también.
En un cazo echamos la nata líquida, la leche restante y el azúcar. Calentamos y damos vueltas hasta que todo se mezcle. A continuación, añadimos el chocolate y, con el fuego bajo para que no se queme, removemos hasta que se derrita y chocolatée la mezcla.
Ahora es el turno del queso, que lo habremos batido un poco previamente para que ya esté cremoso y se integre mejor.
Cuando ya no queden grumos en la mezcla, se añade el vaso reservado con la leche y la cuajada y se pone a hervir durante unos tres minutos para que coja consistencia la mezcla.
Verter lo obtenido en los moldes elegidos y dejar enfriar a temperatura ambiente. Después, meter en la nevera hasta que se vayan a devorar, digo, a consumir, ¡ñam!


 


OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO

Hay que dejar hervir la mezcla en el último paso porque así es como luego se cuajarán bien y no quedarán líquidos. No os preocupéis, que no se queman.

Utilizar chocolate de buena calidad es un plus para que este postre guste incluso más. Yo esta vez utilicé uno con leche de Valor que había comprado para hacer este brownie y la verdad es que el sabor era delicioso.

Cuando en la mezcla echéis el queso, es mejor que deis vueltas con unas varillas, en vez de con una cuchara de madera, porque así será más sencillo hacer desaparecer los grumos.

Esto, como siempre, va en gustos. Para los más exquisitos, seguro que con chocolate negro fuerte es un postre de pecado. Yo, por mi parte, ya estoy deseando hacer la versión blanca….¡hummmmmm! Y no tardaré, os lo aseguro.

 





3 comentarios:

Con Corazón de Azúcar dijo...

Si que parece facilisimo. Lo probare para mis peques...besitos!!!

Dulzura Extrema dijo...

Esto tiene que estar de muerteee!
Cuando tengas un ratito pasate por mi blog, hay un regalito para ti :D
un besito

Estefania DAC dijo...

Holaaaa ! acabo de descubrir tu blog y me encanta! yo estoy empezando con el mio, si quieres puedes ojearlo! http://kukicocinillas.blogspot.com.es/