martes, 29 de junio de 2010

PASTEL SAINT HONORÉ

Whole kitchen en su Propuesta Dulce para el mes de junio nos invita a preparar todo un clásico de la repostería francesa, el Pastel Saint Honoré.


Voy a ser sincera, en cuanto vi el primer reto de Whole kitchen me dije, “pero Bea, hija, ¿cómo te metes en estos “fregaos”? esto tú no lo consigues ni de coña. ¿Pasta choux, crema casera, montaje de tarta…..? Si no lo has hecho en tu vida!!!”. Pero lo cierto es que una vez que me puse, la cosa no salió tan mal y, aunque la tarta no fue espectacular de aspecto, le encantó a todo el mundo que la probó. Tanto, que tuve que volver a repetirla días después para el fin de semana.

Además, yo disfruté un montón. Me encantó usar mi manga pastelera para mil cosas distintas (nunca le había dado tanto uso como con este postre), comprobar que la pasta choux no es tan complicada como creía, que la crema pastelera sale riquísima y que fui capaz de superar el reto.

Eso sí, para ser justos, no hice la receta original que proponían desde Whole kitchen, sino que la adapté a mis posibilidades culinarias, buscando alternativas (vi la luz con el blog de Las recetas de mamá….mil gracias!), mirando vídeos, analizando recetas….vamos, que “estudié” un montón antes de ponerme manos a la obra.

Y, hablando de eso, dejémonos de cháchara y vamos al lío. Esta es mi receta (alternativa) del pastel Saint Honoré:


INGREDIENTES


Una lámina de hojaldre


Pasta choux:


125 mililitros de agua

125 mililitros de leche

100 gramos de mantequilla

1 cucharadita de azúcar

1 pizca de sal

4 huevos

160 gramos de harina


Crema pastelera:


500 mililitros de leche

100 gramos de azúcar

1 rama de canela

1 trozo de piel de limón

40 gramos de Maizena

4 yemas de huevo

1 pizca de sal


Nata:


Un bote grande de nata (500 mililitros)

50 gramos de azúcar glass


PREPARACIÓN


Antes de nada, sacamos la lámina de hojaldre del congelador, para poder usarla después.

Lo primero de todo es preparar la pasta choux. Para ello, en un cazo se echa el agua, la leche, la mantequilla, la sal y el azúcar y se cuece a fuego medio, dándole vueltas para que se integren todos los ingredientes. Cuando comience a hervir, se retira del fuego y se echa de un golpe toda la harina. Se remueve para que se integre bien y se vuelve a poner al fuego hasta que se consiga una masa homogénea. Se vuelve a retirar de la placa y, ahora, de uno en uno y ligeramente batidos, se van añadiendo los cuatro huevos, removiendo tras cada uno de ellos para que se integren bien con la pasta. Una vez conseguida, se pone en la manga pastelera y se deja reposar.

Mientras tanto, se puede ir preparando la crema pastelera. Para ello, se echa toda la leche, menos un poco que se deja en un vaso, en un cazo, junto con las yemas de huevo, el azúcar, la cáscara de limón y la canela. Cuando empiece a hervir, se añade el vaso de leche que habíamos reservado, en el que se disuelve la Maizena. Se mueve todo durante un rato, mientras sigue al fuego, hasta que la crema espese. Cuando ya esté, se quita la canela y la cáscara de limón y se deja reposar para que se enfríe.

Para preparar la nata, sólo hay que montarla, bien fría para que se consiga mejor, con el azúcar.

Una vez que están todos los ingredientes preparados, volvemos ahora con la pasta choux. Alrededor de la placa de hojaldre se hace un borde de pasta choux con la manga pastelera y se pincha con el tenedor toda la placa, para que no se levante durante la cocción.


Esa será la base de nuestro pastel, que se mete durante 20 minutos en el horno, a 180ºC.


Para preparar los buñuelos, se coge la boquilla rizada de la manga pastelera y se hacen pequeños montoncitos sobre la bandeja del horno, cubierta con papel vegetal, del tamaño que queráis. Se harán en el horno, a 180ºC, durante 20 minutos también, aproximadamente. Todo depende del tamaño que le hayáis dado.

Una vez que estén fríos, se rellenan con la manga pastelera, pero esta vez con la boquilla más fina que tengáis. Yo los rellené de las dos cremas: la pastelera y la nata, para que hubiera variedad. Es muy fácil de rellenar, sólo hay que pinchar con la boquilla fina la base del buñuelo e introducir la crema.


Ahora es el momento de montar la tarta como más os guste. Yo lo hice así:




Para que los buñuelos quedaran pegados a la base de la tarta, la unté de caramelo.



OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO


Lo primero que tengo que decir es que lo mejor es tener todo a mano, organizarse bien y tener preparados todos los ingredientes. Aunque parezca laboriosa de hacer, no es tan complicada, de verdad. Y el resultado merece la pena.


Eso sí, siento no haber podido hacer más fotos del proceso, pero es que estaba tan concentrada en que me saliera todo más o menos decente que no podía estar mucho a las fotos también, perdonad.


El pastel original es redondo, pero yo, para simplificar aún más las cosas, lo hice rectangular, como era la base de hojaldre.


Lo que sí que tenéis que hacer es ver todas la maravillas de pastel de Saint Honoré (del que, por cierto, no había oído hablar hasta que se me presentó el reto) que hay por Internet y del resto de los apuntados al círculo, que seguro que son una maravilla. Y mirar la receta original que proponían desde Whole kitchen, con su relleno de crema original. Yo opté por la nata porque me encanta y por la crema pastelera, porque, ya metidos en harina, fue un reto personal el conseguir hacer la mía propia por primera vez.


Y, por último, animaros a todos a probar a hacerla. No es tan complicada como parece, de verdad, y los resultados son fantásticos.





Imprimir

16 comentarios:

Akane dijo...

Fantástico pastel! Enhorabuena por superar con nota el reto!!
Yo nunca he intentado hacer masa choux porque no me gusta :P pero me parece algo complicado, o al menos trabajoso, pero ya veo que tú te preparaste y organizaste bien :)

Un abrazo

Arantxa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Arantxa dijo...

Bea, me tienes impresionada!!!! He visto un montón de veces este pastel, pero nunca me he atrevido con él.

El futuro bloguero dijo...

Maravillosa esta versión doble con crema y con nata. Siempre me ha entusiasmado esta tarta, pero así con doble sabor... doble gusto.

Un beso

Kako dijo...

Cuanto dulce estoy viendo!,, me encanta la idea de una tarta cuadrada, el paso a paso muy bueno.
Besos!

Bea la cocinillas dijo...

Akane,
está claro, si no te gusta la pasta choux, pues dedicas tus habilidades culinarias a otra cosa....tampoco es una de mis favoritas, pero viendo lo fácil que es hacerla, ahora me gusta un poquito más, jeje!
Arantxa,
graciasss!!! Yo no sabía ni de su existencia, pero vamos, que sólo hay que organizarse y le das un sorpresa a tu chico.
Bloguero,
Es que a mí la nata me pierde...y tenía ganas de probar a hacer la crema pastelera, así que qué mejor ocasión. Y sí, la mezcla de sabores queda súper bien.
Kako,
graciassss!! Lo de la tarta cuadrada ha sido simple comodidad. El paso a paso podía haber sido más completo, pero estaba demasiado pringada para coger la cámara para dos minutos, jeje!

Eva dijo...

Se nota que has disfrutado Bea, el resultado es buenisimo!!!, doble sabor para esta version tan original y cuadradita. Enhorabuena!!
Un besote

Carol dijo...

Mmmmmmm... La verdad es que tiene buena pinta, aqunei tu digas lo contrario. Seguro que estaba buenísimo!!

Un besito!

antonia dijo...

¡qué preciosidad de tarta! me he reído con tu entrada porque a ´mí me pasó lo mismo al principio y lo he puesto, eso de "pa qué me meteré en ná??"
besos

Marta dijo...

Vaaaya pastelazo!! con dos sabores!! muy buena idea!! el mío no era ni la mitad de grande jeje, seguro que estaba riquísimo!! un bso

Bea la cocinillas dijo...

Eva,
pues tienes razón, me lo pasé muy bien....si no, no habría repetido, está claro!
Carol,
hombre, se podría haber decorado mejor, que hay cada Saint Honore por ahí....pero comestible estaba, así que yo encantada!
Antonia,
estábamos en la misma guerra, jeje! Si es que nos metemos en unos berenjenales....menos mal que las dos salimos airosas, eh?
Marta,
quiero, quiero, quiero ver el tuyo, pero no te encuentro, jo! A ver si me das una pista para buscarte

Laura y Paloma dijo...

Pues de aspecto te quedó muy bien también, eh. Tiene una pinta estupenda.
Los buñuelos simplemente perfectos.

Lo mejor de hacer una receta que no conoces es el estudio a fondo de ella y ver que después de todo el tiempo que te ha llevado te sale tan bien, como por ejemplo a ti ésta ;-)
Un beso!

Ana dijo...

Te quedó fantástico...tienes razón, hay que tener más o menos todo organizado y a mano, porque es bastante laboriosa, pero el resultado es exquisito...

Un saludo!!!

Ivana · My Little Things dijo...

llevo unos días viendo posts de esta tarta y te aseguro que me ponía con ello ahora mismo, lástima que no tengo cocina en el trabajo!
se ve deliciosa!
besitos

silvia dijo...

Magnifico!!!Te felicito!

Saludos

RAQUEL dijo...

Te ha quedado un pastel estupendo, ha sido laborioso, pero sale un pastel muy rico.
Un beso.