viernes, 30 de septiembre de 2011

TENERIFE




Todo un descubrimiento han sido mis últimas vacaciones de verano en Tenerife. Regreso recomendando “muy mucho” este destino; no sabía yo que una isla pudiera alberga tanta diversidad. Tenía la idea de que era playa y poco más, ¡qué confundida estaba! De hecho, la playa apenas la he pisado, todo ha sido recorrer carreteras ( ¡y qué carreteras!) para aprovechar esos cinco días y conocer, a grandes rasgos, cada rincón, aprovechando, cómo no, para degustar la gastronomía del lugar. Aquí un pequeño resumen:


Vengo enamorada de las papas y el mojo, que lo ponían para acompañar multitud de platos. Tengo que hacerme con la receta (aunque ya me traje algún bote con él ya preparado, ¡je,je!).


He probado desde los tollos hasta la carne de cabra (nada fuerte, como yo creía) o el almagrote (una especie de paté hecho con queso fuerte y mojo, cómo no) y algún que otro pescado, como el cherne, aquí en escabeche:


Por supuesto, nuestra primera visita obligada fue el Teide. El camino desde la carretera por el norte, donde nos hospedábamos, simplemente espectacular, unos bosques frondosos que nada tienen que envidiar a los de Asturias, por ejemplo. Aunque lo que más me impresionó fue superar lo que llaman mar de nubes.



En alguno de esos viajes por la isla también hubo tiempo de pisar la playa, no lo voy a negar…y qué playas. Aparte de las piscinas naturales de Bajamar o Garachico, me impresionó esa pequeña joya que es la playa de Benijo, con una arena negra más fina que la harina…¡y toda para nosotros! ya que el tiempo no acompañó mucho para el baño en esa semana, una pena. Aún así, no había que perder la oportunidad de disfrutar de ese paraíso.
Otro pequeño gran descubrimiento fue la pastelería El Aderno, de Buenavista, altamente recomendable, por sus postres, tartas y rosquetes de vino.



Era difícil elegir un solo pastel. El que comí yo de tarta de manzana especiada estaba de vicio, pero el semifrío de mojito que eligió mi amiga era delicioso. Ante esto, valen mejor las imágenes que mil palabras. Por supuesto, salimos cargados de azúcar de allí, como os imaginaréis.





 




También nos dio tiempo a otra visita obligada a Icod de los Vinos, que, casualmente, estaba en fiestas. Creo que fue uno de los pocos pueblos turísticos, junto al Puerto de la Cruz, que visitamos en esos días, el resto eran muuucho más tranquilos.


Allí vimos el famoso Drago Milenario, un árbol realmente sorprendente, bueno, perdón, que, ahí donde lo veis, no es un árbol, sino una planta, ¡toma ya!


Altamente recomendable también es desayunar (contundentemente) una mañana en El Monasterio, un restaurante en el Puerto de la Cruz que tiene unas vistas espectaculares y es todo un espectáculo, con gallos, patos y demás animales campando a sus anchas por los jardines.



Con su desayuno, coges fuerzas para recorrer esas carreteras escarpadas y descubrir pequeños rincones de la isla durante buena parte del día. ¡Si hasta tenían uno de ellos que incluía solomillo y copa de champán!


Vacaciones gastronómicas, está claro que son las mejores, ¡ja,ja! (aunque ahora estoy "sufriendo" las consecuencias). Ahí os dejo con más ejemplos de lo bien que aprovechamos los cinco días:

Queso de cabra y aceitunas para acompañar los aperitivos del mediodía

Acantilados de Punta Teno

Pulpito asado, hummm!

Maravilloso patio de casa colonial en La Laguna

"Pintxito" de tortilla

Faro de Teno

Variedad de pescado a la parilla

Paseo a la playa


Eso sí, todo este recorrido express por Tenerife no hubiera sido posible sin la ayudas de los amigos que viven allí y que nos hicieron un itinerario adaptado a nuestro tiempo. ¡Gracias Auxi y Nacho! ¡Y gracias, Ana, por prestarnos el coche, que fue el que nos llevó a todos esos sitios maravillosos! Juancar, África, Rafa, Maru….prometemos volver pronto para seguir descubriendo lugares de allí.

Os deseo un feliz fin de semana a todos con la última imagen que capté del Teide, ya desde el avión.






10 comentarios:

Rosa, dijo...

Bea, yo he estado tres veces y hace mucho que no voy, me encanta su gente, su gastronomía(pescados a la espalda,las patatas con mojo....manjar de Dioses y un largo etc... Yo tengo las recetas de los mojos en mi blogs y también de las patatas, para cuando gastes el bote.
Muxus

Akane dijo...

Yo tengo muchas muchas ganas de visitar Canarias, especialmente Tenerife. Últimamente mucha gente que conozco ha estado por allí y sus crónicas y fotos no hacen más que darme envidia y aumentar esas ganas, ahora tú con un reportaje tan completo! Tiene que ser una tierra fantástica, y me muero de ganas por adentrarme en su gastronomía.

Un viaje genial :)

Un abrazo

Bea la cocinillas dijo...

Rosa,
lo apunto para cuando me ponga con el mojo, mil gracias!
Akane,
tu escapada a París no estuvo nada mal...qué recuerdos! Pero sí, Tenerife no te defraudaría, te lo aseguro. Feliz finde!

Carol dijo...

Vaya paseo gastronómico bueno que nos has hecho y turístico también!! A mi me encantan las Canarias, pero especialmente Gran Canaria y Las Palmas, altamente recomendable ir, si es que no lo conoces ya... las playas del sur son preciosas, y lo que es la ciudad de Las Palmas a mi me enamora. Por supuesto estoy de acuerdo contigo en que el mojo es delicioso, yo siempre que voy que pongo ciega de papas con mojo jaja... ¿Probaste el pan de huevo? Bufff... que de cosas ricas...

Un besito guapa!

PD: Y claro que te hago caso tonti!!! ¿Porque no iba a hacerlo?

Clara dijo...

¡Qué ganas de visitarlo!

LA COCINA DE MIRANDA dijo...

Hola Bea, agradezco tus bonitas palabras a mi tierra, a que es bonita ehhh? Si tienes alguna duda o simplemente te apetece te invito a que pases por mi blog, lacocinademiranda.blogspot.com y eches un vistazo a recetas típicas como el almogrote, mojo de cilantro, cherna,etc.
Saludos, Belen.

Bea la cocinillas dijo...

Carol, pues no ,no conozco ninguna isla mas, era la primera vez que iba a Canarias y volveré seguro!
Clara, ya tienes destino para tus próximas vacaciones!jaja
Belén gracias por la invitación, tienes mucha suerte de vivir en ese paraíso!

Azalea dijo...

Tenerife es simplemente alucinante!! Yo estuve viviendo alli durante 9 meses y no hay dia que no me acuerde de ella. Que envidia me das por haber estado hace tan poquito!!

Laura y Paloma dijo...

Bea, qué chulo tu viaje y las fotos.
Nosotras estuvimos allí hará unos 15 años con nuestros padres y fuimos al Drago Milenario también, aunque no nos acordamos de muchas cosas...
Qué de cosas comisteis!!! Desde luego ir al sitio de los pasteles sería el paraíso, vaya variedad, eh.
Ahora a prepararse porque dentro de nada conoceremos el AIG que nos toca :-)
Un beso!

Bea la cocinillas dijo...

Azalea,
Nueve meses!!!tu si que te conocerías bien la isla...yo tengo que volver para seguir descubriendo cosas
Laura y Paloma,
Tenéis que volver para refrescar la memoria,jeje!