viernes, 8 de mayo de 2009

Bea estrena nueva amiga

Pues sí, por fin pude estrenar a mi nueva mejor amiga, la panificadora, ¡ja,ja!. Después de estar dándole la lata a Rosa, de Bocados dulces y salados, donde vi un BRIOCHE para quitarse el sombrero (¡qué fotos hace esta mujer!), me entró el canguelo por si no me salía bien con su receta, ya que teníamos distintas marcas de panificadora, y decidí empezar por lo sencillo, es decir, siguiendo las cantidades de ingredientes que aconsejaban las instrucciones de mi maquinita, por si acaso. Eso sí, le añadí la cucharada de agua de azahar que ella aconsejaba.
Yo, por mi parte, aconsejo que visitéis el blog de Rosa, es uno de los más bonitos del ciberespacio y, aunque no vayáis a hacer ninguna receta, siempre es agradable pasear por allí, tanto dulce como salado, es toda una maestra, de verdad. Muchas gracias por tus consejos y paciencia, Rosa.
¿Y mi primera experiencia con la panificadora? Pues de todo un poco, porque, al principio, cuando metes los ingredientes y eso empieza a funcionar, parece que no va a ligar los huevos con la harina, la mantequilla y demás nunca, y te dices “no, si habría sido mejor hacerlo a mano, que tardo menos”. Pero luego, todo es una maravilla. Te olvidas de que está enchufado y funcionando y, a las tres horas, tienes un brioche de lo más rico. Vamos, que repito seguro, menudos desayunos de fin de semana me voy a pegar, ¡je,je! Y ya estoy deseando probar cositas nuevas para seguir experimentando. Quizá un buen pan la próxima vez…

Si queréis ver la receta original de Rosa, pichad aquí.

Y esta es la mía:

INGREDIENTES
2 huevos
150 gramos de mantequilla
60 mililitros de leche
1 cucharada de agua de azahar
1 cucharadita de sal
3 cucharadas de azúcar
365 gramos de harina de fuerza
2 cucharaditas de levadura seca de panadero


PREPARACIÓN
Muuuuuy sencilla: se meten todos los ingredientes en la cubeta por este orden, mantequilla, huevos, leche, agua de azahar, sal, azúcar, harina y levadura. Se programa y se va uno a hacer lo que quiera hasta que termine el cacharro.
Yo hice un brioche de 750 gramos con la corteza de un dorado medio.

Aquí os dejo unas fotos para que veáis la evolución del proceso:

Primero, todos los ingredientes metidos en la cubeta, antes que encajarla en la panificadora

La panificadora, una vez puesta en marcha, va amasando los ingredientes

Una vez obtenida la masa, la hace levar antes de hornear
Y este es el resultado una vez finalizado el proceso...la verdad es que me quedó un poco amorfo, pero bueno.

Cuando está frío, se parte en rebanadas para dejarlo más "curioso"

A mí particularmente me gusta acompañado de mantequilla y mermelada para desayunar, ¡hum!, se me hace la boca agua sólo de pensarlo.
OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO
La verdad es que no tiene ningún misterio, sólo os diré que tengáis paciencia, que, aunque no lo parezca al principio, la máquina lo amasa, lo leva, lo hornea…¡todo! Seguid bien las instrucciones de uso de vuestra panificadora (yo me las estuve casi estudiando días antes, por si acaso) y experimentad sin miedo, que algo saldrá.

Supongo que también se puede hacer el brioche “a mano”, pero no sabría deciros ni el tiempo que tiene que estar reposando la masa para que leve ni el tiempo de horneado. Si os atrevéis, ya me contaréis, no creo que sea muy difícil. Todo es probar.

3 comentarios:

Akane dijo...

Veo que la nueva amistad va por buen camino :D
Has elegido una receta genial para empezar a probar, desayunar con brioche es una delicia, con una buena mermelada...
Por las fotos se ve con una miga muy tierna, imagino que debe oler a paraíso :)

Ya nos mostrarás más resultados con tu panificadora ^^

Un abrazo

Anónimo dijo...

tiene pinta de estar muy rico
a ver cuándo nos lo traes para comprobar que las fotos no son un fraude.
besos de la radio

Bea la cocinillas dijo...

Amiguitos de la radio,
ya sabéis que sois mis cobayas preferidas para mis experimentos recetiles, jaja, así que en nada os llevo algo. Sólo tenéis que pedirlo!