martes, 7 de septiembre de 2010

BIZCOCHO DE CALABACÍN

¡Ains! Llegó la época de los calabacines y su reproducción por generación espontánea. Estoy por apostar que no hay persona ahora mismo que no tenga en su frigorífico un calabacín (o dos) de tamaño insospechadamente grande, regalado por un amigo/a que tiene huerto (o sus padres) y que ya no saben qué hacer con tantos calabacines. Ni yo ahora mismo tampoco, ¡ja,ja,ja! Tengo tres en la nevera, de kilo y medio cada uno (vaaale, he exagerado un poco) y tengo que darles salida pronto, porque soy la única que los come en casa. A mi madre no le puedo llevar porque ella tiene sus propias amigas regaladoras de calabacín, que surgen de la nada por estas fechas.


Y no me entendáis mal, ¿eh? que me encanta tener por la cara productos de la huerta, como pimientos, tomates… y calabacines! Pero claro, tienen su caducidad y no hay nada que más rabia me dé que se me estropeen estas cosas, así que como loca estos días a buscar recetas con calabacín para darle salida. Así que el otro día me dije: ya es hora de probar un bizcocho de calabacín, sabiendo lo riquísimo que es el de zanahoria. Y buscando, buscando, me encontré con el blog de Morgana, Tartas con Magia, que tiene cosas deliciosas. Entre ellas, esta tarta de calabacines, de la que yo sólo hice el bizcocho, con óptimos resultados. Es uno de los bollos más jugosos que he probado. Además, es la primera vez que hago una receta de la famosísima Nigella Lawson, que también me hizo ilusión, porque ya tenía ganas después de las maravillas que habláis de ella en vuestros blogs.


Si queréis ver la receta original de Morgana, pinchad aquí.


Y esta es la mía:

INGREDIENTES


340 gramos de calabacín

2 huevos

110 gramos de aceite de girasol

110 gramos de azúcar

210 gramos de harina bizcochada

Media cucharadita de levadura química

Media cucharadita de bicarbonato

Un puñado de uvas pasas


PREPARACIÓN


Lo primero de todo es preparar el calabacín. Sin pelar, se lava y se pesa y esa cantidad se ralla con un rallador grueso. Se deja reposar por si suelta un poco de agua.


En un bol, se baten los huevos con el azúcar y el aceite hasta que queda una crema con todos los ingredientes bien integrados.

A esa crema se le echa la mezcla de harina, levadura y bicarbonato, tamizada, y se mezcla bien.

Por último, se incorpora el calabacín rallado y con la ayuda de una espátula se remueve para que todo se integre bien. Añadir las uvas pasas a la masa.



Se vierte la mezcla en el molde y se introduce en el horno, precalentado a 180ºC, durante unos 40 minutos.



El bizcocho, como siempre, estará listo cuando al pinchar con un palillo en el centro, este salga limpio.



OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO


La verdad es que es un bizcocho de lo más sencillo y bastante rápido de preparar, pero ahí van, como siempre, algunos consejillos:


Cuando echéis la mezcla de harina, levadura y bicarbonato a la masa no os asustéis porque sea complicado de trabajar. La verdad es que a mí me pasó, pensé que no había echado algún ingrediente, porque me quedó como un engrudo grumoso bastante denso. Paciencia, que todo se soluciona cuando se le echa el calabacín y se convierte en una masa más ligera, ¡uf!


Esta cantidad de ingredientes están pensados para un molde de unos 20 centímetros. Así, el bizcocho sale bastante alto. Si lo hacéis en el típico de 26 centímetros, os quedará más planito. Supongo que las medidas están así porque de lo que se trata en la receta original es de hacer una tarta con relleno, y por eso se necesita que el bizcocho salga alto.


Aseguraros bien de que el bizcocho se hace por dentro, porque el calabacín lo convierte en muy húmedo y puede engañar. Yo tuve que dejarlo más tiempo que el que venía en la receta original.


Lo de pelar el calabacín supongo que será opcional, pero os aconsejo no hacerlo, porque queda bastante gracioso el tono verde en el bizcocho. Eso sí, para los que no se atreven por ser de calabacín, lo juro por Nigella, ¡je,je!: NO SABE A CALABACÍN. Es algo parecido al bizcocho de zanahoria, que no sabe a su ingrediente principal y está delicioso.


Para mi gusto, el bizcocho queda poco dulce así que, aviso a los golosos, por si quieren añadir más azúcar. Yo supongo que al ser la base para una tarta, el dulzor que le falta se lo da el relleno y la cobertura que lleva para completar la receta original que a ver si algún día me atrevo a hacerla.



Está mucho más rico si lo dejáis reposar de un día para otro.



14 comentarios:

Espe dijo...

a mi le ha dado mas por los tomates...tengo el cajon lleno pero calabacines tambien..me gusta este bizcochito.....

Ivana dijo...

Pues yo tengo calabacines, me encantan!!! hago cremas y las congelo para las noches!
pero este pastel me lo copio!
besitos

El futuro bloguero dijo...

Pues tiene que estar muy rico.

Si me gusta el bizcocho de zanahorias, también estará buenísimo el de calabacines.

tomo nota.

Besos

Alcantarisa (cocinando en mi isla amarilla) dijo...

pues de momento, pa ti la perra gorda! jajajaja porque sí, en mi nevera también hay calabacines!!!
Y mira que no suelo tenerlos, pero chica... es que están estupendos, y hay que darles uso.
Hoy una tortilla de calabacín de Jose Manuel (asopaipas) y con el resto ya veremos... lo mismo este bizcocho me anima!
Besitos

Filo dijo...

Que bueno......me encanta con calabacin, te ha quedado divino, bsssss

antonia dijo...

Ay Bea!! tengo que confesarte que no me gusta el calabacín pero si es verdad que el resultado no sabe a calabacín, me lo quedo!
besos

Bea la cocinillas dijo...

Espe,
veo que no soy la única, ya lo sabía yo...
Ivana,
tengo que probar a hacer cremas, es una buena forma de darles salida a los calabacines, es verdad
Bloguero,
yo me quedo con el de zanahoria, es mi prefe, pero un cachito de este no viene naaaada mal.
Alcantarisa,
ahora mismo me paso a ver tus recetas de calabacin. Una tortila...hum! tiene que estar rica
Filo,
pues anímate, que es facilito.
Antonia,
no te voy a reñir por ello, oye, pero a mi chico le pasa lo mismo y se la comido el bollo sin rechistar, así que no debe de saber nada de nada....

Lydia dijo...

Mira que le tengo ganas a este bizcocho, pero aún no me atrevo porque en casa no se si se atreverán. Tiene muy buena pinta! Bss

Paula dijo...

yo lo voy a hacer, pero sin decir que llevan calabacín, jajaja. Gracias por la receta ;)

Salu2, Paula
http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net

Laura y Paloma dijo...

Pese a lo raro que suena un bizcocho de calabacín, este tiene buenísima pinta y además muy esponjoso. Hemos hecho un par de recetas de Nigella y la verdad que también salieron bien.

Tienes razón con los calabacines, el otro día nos trajo un vecino un par también, jeje. Lo que ocurre siempre es que pese a que alguno no tiene aspecto perfecto luego están mucho mejor que los comprados.

Un beso!

Joana dijo...

ummm!!! Yo lo he visto con chocolate! Lo tengo en mi lista de pendientes como muchas otras cosas jajaja

Besazos

STORCH dijo...

Pues en mi nevera, también hay calabacines de tamaño exageradamente gigantes, y este bizcocho tenia muchas ganas de hacerlo, así que hare mis cambios y al horno.

Gracias por la receta.

Besitos.

Bea la cocinillas dijo...

Lydia,
de verdad que no sabe a calabacín, así que no creo que tengas problemas en casa. Pélalo antes de rallarlo y así no dejas "pruebas", jaja!
Paula,
sabia elección, así seguro que prueban...y repiten!
Hermanitas,
es cierto, las cosas naturales de huerta y regaladas, jaja, saben muuuucho mejor!
Joana,
con chocolate....no me tientes...si un día enseñáramos nuestras listas de pendientes más de uno flipaba, verdad?
Storch,
bienvenida a mi blog! Ahora me paso a conocerte. Ya me contarás qué tal te sale el bizcocho de calabacín.

Irene dijo...

ohh!pero yo queria que supiese a calabacin!!!!que pena!aunque la pinta no puede ser mejor!un bsote