domingo, 26 de julio de 2009

Bea sigue los pasos del maestro

Quién no conoce a Karlos Arguiñano, uno de los grandes (y, sobre todo, de los más campechanos) de nuestra cocina española. No me suelo perder su programa cuando voy a comer a casa de mi madre. Allí lo vemos las dos juntas y comentamos la receta del día, mientras mi madre se parte con sus chistes, que mira que son malos. Eso sí, lo que más admiro de él (y mi madre también) es su capacidad para cortar todo tan bien…yo me rebanaría los dedos a la primera, ¡ja,ja!

El caso, que el otro día hizo una receta súper fácil que no tuve más remedio que copiar para la cena que tuve el fin de semana. Se trata de BOCADOS DE CARNE, una especie de empanadillas de carne muy sencillas de preparar (sobre todo mi versión de la receta) y que quedan de lujo, muy jugosas.

Si queréis ver la receta original de Karlos Arguiñano, pichad aquí.


Y esta es la mía:

INGREDIENTES

16 obleas de empanadillas

400 gramos de carne picada

150 gramos de queso rallado

1 cebolla

1 manzana

4 cucharadas de tomate frito

Orégano

Sal

Pimienta

1 huevo para pintar

PREPARACIÓN

Primero, se pica bien fina la cebolla y se echa en la sartén con un chorrito de aceite caliente para pocharla. Cuando ya esté blandita, se le añade la manzana, pelada y cortada en daditos.

Una vez blandos estos dos ingredientes, se añade a la sartén las cuatro cucharadas de tomate frito, orégano y sal. Remover para que se integre todo bien.

En un cuenco, se le echa sal y pimienta a la carne picada y se mezcla. Después, se añade la carne a la sartén, para que se vaya haciendo y se mezcle con el tomate, la manzana, la cebolla y el orégano.

Ahora es el momento de rellenar las obleas.

Con cuidado, se echa una cucharadita de relleno de la carne en el medio de la masa y se cierra como se ve en la foto, cogiendo tres bordes y sellándolos en el medio, para que no se abran.

Mientras tanto, se puede poner a precalentar el horno a 200ºC.

Una vez rellenas las obleas y colocadas sobre papel vegetal en una bandeja de horno, se pincelan con un huevo batido.

En quince minutos, estarán listas.

Antes de sacarlas del todo, cuando haya pasado este tiempo, se le echa queso rallado por encima a cada una de ellas y se gratinan dos minutos más en el horno, para que se funda el queso.

Servir calientes.

OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO

Como veis, es una receta muy fácil. La máxima complicación está quizá en cerrar las obleas, pero, con un poco de cuidado y sin excederse en el relleno, se sellan bien. Recomendable cien por cien, sobre todo a los poco hábiles en la cocina como yo, porque quedas muy bien y sin mucha complicación. A mis invitados les encantaron (o eso dijeron).


Ahí van algunos consejos:


Yo seguí las cantidades de la receta de Arguiñano, pero al final me sobró bastante relleno, no sé si fue que me quedé corta. El caso, que ese relleno se puede aprovechar para cualquier otra cosa, porque está riquísimo, por ejemplo, para acompañar a un plato de pasta.

La receta original es picante, hay que echarle una guindilla a la cebolla y luego añadir media cucharada de salsa picante, pero yo no me atreví porque no aguanto mucho el picante y además tenía invitados a los que a lo mejor tampoco les gustaba, pero seguro que le da un toque diferente al plato. Atreveos los amantes de la guindilla.

Para picar la cebolla, ya lo he dicho más veces, o tenéis la habilidad con los cuchillos del maestro Arguiñano o hacéis como yo, que la corta en trozos y la mete en la picadora. Así, seguro que queda muy fina, le da sabor al plato pero no se nota al masticar.

Obviamente, lo de pincelar las obleas con huevo es opcional, sólo es para que quede más vistoso y brillante.

Las obleas cocinadas en el horno no quedan crujientes como en la sartén, sino más bien blanditas y eso me gusta porque son más suaves para comer y nada grasientas. De todas maneras, cerrando bien las obleas, a la manera tradicional, seguro que con esta receta también quedan unas empanadillas de carne estupendas.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

nuestro amigo argüiñano es genial!!!! que buena pinta!!!!!

besos

Paz

Maria Jose dijo...

Hola guapa!! que buena receta, me ha gustado mucho tu paso a paso y las explicaciones que has dado...me lo copio todo...besitos

Bea la cocinillas dijo...

Paz,
ya sabes, a probar tú también, que esto seguro que te lo comen en casa.
María José,
muchas gracias por visitar mi blog. Como ves, es muy muy fácil, así que seguro que te salen divinas

Laura. dijo...

Bea estupenda receta, las obleas dan mucho juego en la cocina, esta forma de preparalas me gusta mucho.Un beso!

Bea la cocinillas dijo...

Laura,
muchas gracias. Veo que tú te estás especializando en tartas, eh? Te quedan genial. A lo mejor un día me animo

Anónimo dijo...

Hola Bea!!! decirte que me paso muy a menudo por tu blog, me gustan las recetas que vas haciendo y lo bien que las explicas, ese apartado que pones de "OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO" es ideal para principiantes como nosotras en la cocina.

Y estas empanadillas de carne me encantan, ese programa cuando lo dieron, te acuerdas???

besos!!!
Vanesa Sierra
Mis deseos más dulces

Bea la cocinillas dijo...

Vanesa,
qué bien verte por aquí, yo también te "espio" muy a menudo, jeje! Pero todavía me queda mucho para llegar a tu nivel, tú ya no eres principiante, te lo aseguro. Ah! el día que Arguiñano hizo esta receta fue el 10 de julio pasado. En su web está la receta.
Besos

Anónimo dijo...

Gracias Bea, ya he visto la receta, es más... la he visto en video... quieres que te cuente más??? jejejej mandame un e-mail

besos!!!
Vanesa Sierra
Mis deseos más dulces