viernes, 3 de julio de 2009

Bea...el regreso

Hola gente,

he tenido unos días un poco ajetreados y además, con problemas técnicos incluidos (se me ha estropeado la cámara de fotos y me dicen en el servicio técnico que no tiene solución, ¡snif!); esas son mis excusas para no haber subido nada en todos estos días. Pero no por ello he parado de experimentar en la cocina, así que vuelvo cargada de recetas, preparaos.

Para el regreso, me he decidido por unos deliciosos MUFFINS DE CHOCOLATE, que me sorprendieron por lo ricos que están y, como siempre, por lo fáciles que fueron de hacer. Para que os animéis, os he preparado un paso a paso. Eso sí, también tengo que deciros que, con estos calores veraniegos da más pereza que nunca encender el horno. Pero, para tener luego estos muffins en el desayuno, merecen la pena, os lo aseguro.

Esta receta la he sacado de un blog que descubrí hace poco, por casualidad, como casi siempre, investigando en la red, y que me ha cautivado. Se trata de Chez Dashita, de Lola. Es bastante nuevo, lo creó a finales del año pasado, pero ya le ha dado tiempo a poner cosas riquísimas, así que se ha convertido en otro de mis blogs culinarios de cabecera. No dejéis de visitarlo, merece la pena.


Si queréis ver la receta original de Lola, pinchad aquí.

Y aquí va la mía:

INGREDIENTES

100 gramos de mantequilla

250 gramos de azúcar

2 huevos

200 mililitros de nata líquida

275 gramos de harina

Pepitas de chocolate

4 pastillas de chocolate negro para postres

1 cucharada sopera de extracto de vainilla

1 cucharada de café de bicarbonato


PREPARACIÓN

En un bol se mezcla el azúcar con la mantequilla, previamente derretida en el microondas, con las varillas, hasta que se una todo bien.


Se añade a la mezcla los dos huevos y la nata líquida y se sigue batiendo para mezcla estos nuevos ingredientes.


Ahora se tamiza la harina, mezclada con el bicarbonato, sobre la mezcla, poco a poco, y se va integrando gracias a una espátula.


Es el turno de la vainilla, las pepitas de chocolate y las pastillas de chocolate negro. Este último se añade previamente fundido en el microondas.


Ahora, se calienta el horno a 200ºC mientras se preparan los muffins.

Se ponen los moldes de magdalena dentro de cuencos de aluminio especiales para hacer flanes y se echa ahí la masa obtenida, cubriendo algo más de la mitad del molde.


Se colocan los moldes en la bandeja del horno y se meten durante 20 minutos.

Una vez sacados, es mejor, según Lola, sacarlos de los moldes de aluminio para que no se humedezcan y dejarlos enfriar sobre una rendija.


OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO

Como veis, es fácil de hacer, no tenéis excusa para no probar. Ahí va algún consejillo de principiante por si acaso hay dudas:

Para mezclar al principio el azúcar con la mantequilla, se puede hacer a mano con las varillas, pero quizá resulte algo cansado. Lo mejor, coger las varillas eléctricas para tardar menos y mezclarlo mejor. Eso sí, cuidado con la potencia que le ponéis, porque salpica un poco. Si lo hacéis en un bol profundo, os evitaréis ese problema.

Recuerdo lo de tamizar la harina, aunque ya lo he dicho en otras recetas. Sólo es pasar la harina por un colador normal, para que caiga bien finita sobre la mezcla. Así evitaréis que salgan muchos grumos. ¡Ah! Y para mezclar la harina con la masa, lo mejor es hacerlo con una espátula de silicona, lo tengo comprobado. Más sencillo y menos engorroso que con cualquier otro utensilio de cocina.

Si leéis la receta original de Lola, veréis que ella le echa cacao en vez de chocolate negro deshecho. Yo como no tenía en casa cacao amargo sin azúcar, opté por esa alternativa del chocolate y salió bien. No sé cómo quedará hacerlo con el cola-cao de toda la vida, pero es que un día hice un bizcocho de chocolate y cambié el cacao sin azúcar por el cola-cao y quedó bastante soso, sin sabor apenas a chocolate, por eso no me quería “arriesgar”.

Esta vez he usado el truco de Vanesa, de Mis deseos más dulces, para que los muffins subieran y…¡funciona! También lo comentaba Lola en su receta. Había comprado moldes de aluminio (blandos y duros, de las dos clases) para flanes para probar y puede decir que sí, que los muffins suben que da gusto, sólo hay que ver las fotos. Ya no me quedarán nunca más aplastados y sin cabecita. Probad y veréis qué bien.

La masa que se obtiene para hacer los muffins es bastante espesa, así que echadla con cuidado en los moldes, con paciencia más bien (es que yo tengo poca). Yo lo que hago es coger cucharadas pequeñas de masa e ir echándolas poco a poco en los moldes de papel, para no pasarme.

Con estos ingredientes salen casi dos docenas de muffins, para que os hagáis una idea, pero de los pequeños, tipo magdalena. Si los hacéis en moldes grandes, como son los auténticos muffins, pues, obviamente, saldrán menos. Ya veréis que ricos están en esta época, untaditos en leche fría para desayunar o merendar, ¡hummmm!




2 comentarios:

Akane dijo...

Siento mucho lo de tu cámara! Pobre...

Pues sí que es un fastidio encender el horno ahora, si ya mi cocina es un horno ella sola, con el calor que desprende se hace imposible aguantar mucho allí dentro. Pero yo no puedo renunciar a hornear :P

Qué ricos esos muffins, con pepitas de chocolate nunca fallan :D Me están dando ganas de hornear algunos.

Besos

Bea la cocinillas dijo...

Akane,
no me extraña que en MURCIA dé un poco de apuro encender el horno en estas fechas, uf! qué calor. Menos mal que la playa está cerquita...qué envidia! Yo también me organizaré para seguir horneando (qué vicio!) y después ir a la pisci a refrescarme.