martes, 23 de junio de 2009

Bea se inspira e inventa

Será señal de que me estoy soltando en la cocina, no sé, pero el otro día me inventé un plato yo solita, sin mirar ningún blog de cocina. Eso sí, como imaginaréis, nada complicado. Pero como me encantó y lo he repetido más veces, comparto hoy con vosotros mi plato de PASTA CON VERDURAS.

Para esta época del año es ideal, porque tampoco se tarda mucho y se puede dejar hecho y a la hora de comer calentar y listo.

Aquí tenéis la receta:

INGREDIENTES

Pasta integral

1 pimiento

1 calabacín

½ cebolla

Un chorro de nata líquida para cocinar

Queso emmental rallado

Aceite

Sal


PREPARACIÓN

Mientras se cuece la pasta en un cazo con agua salada hirviendo durante un cuarto de hora, se pueden ir preparando las verduras.

Se corta en trocitos pequeños la media cebolla y se echa en una sartén con un poco de aceite, para que se vaya pochando. Mientras tanto, se parten en rodajas pequeñas el pimiento, lavado y sin las pepitas ni el rabito. Cuando la cebolla se esté ablandando, se añade el pimiento a la sartén, removiendo con una cuchara de madera de vez en cuando y se va cortando en trozos pequeños el calabacín, al que no hace falta pelar, aunque sí lavar. Se añade a la sartén y se salan las verduras al gusto.

Cuando la pasta se haya hecho, se escurre el agua y se pasa por un chorro de agua fría para que no se pegue mientras se espera a que la verdura se termine de hacer.

La verdura estará lista cuando esté ya blandita en la sartén. Entonces, se le añade la pasta y un chorro de nata líquida. Se mezcla todo bien para que quede pasta, verdura y nata integrados, ya con el fuego apagado.

Se echa la mezcla en un recipiente de cristal apto para el horno y, sobre la pasta, se vierte el queso rallado. Se mete en el horno durante un cuarto de hora para que se funda el queso y ¡listo para servir!

OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO

Como véis, es una receta muy sencilla, pero queda muy rica con el sabor de las verduras y el toque de la nata, que hace que la pasta esté más jugosa.

Yo he utilizado pasta integral, pero, por supuesto, se puede usar cualquiera, aunque creo que lo mejor es usar macarrones, se comen mejor con las verduras que, por ejemplo, los espaguetis.


Lo mismo pasa con las verduras, yo he usado calabacín, que me encanta, pimiento y cebolla, pero podéis echar las verduras que más os gusten, no sé, berenjena o champiñones, por ejemplo. Pero esta mezcla queda bien.


Lo mejor de esta receta creo que es que se puede dejar hecha, sin el paso del horno, y luego, cuando lleguéis a casa, sólo hay que calentarlo con el queso por encima, para que se deshaga, y en un santiamén estaréis disfrutando de la comida.


3 comentarios:

Akane dijo...

La pasta ofrece todo un mundo gigante de posibilidades creativas en la cocina :D
Te has "inventado" un plato estupendo, sencillo, rico y nutritivo.
A mi me gusta preparar la pasta corta con una salsa de verduras, como si hiciera un pisto, porque las salsas de nata no me sientan bien.
Por cierto, a mi también me gusta usar pasta integral, me parece más sabrosa que la refinada.

Un abrazo

jorge dijo...

¿para cuando un arroz? ¿quieres que te enseñe?

Bea la cocinillas dijo...

Akane,
me encanta la pasta, casi, casi, de cualquier manera, caliente, con carne, con verduras, en ensalada...así que seguiré aprendiendo.
Jorge,
el arroz es todavía una de mis muchas asignaturas pendientes. Esperaré a agosto para que me des unas clases magistrales, vale?