domingo, 28 de febrero de 2010

ARANCINE

Esta es una de esas recetas de las que me enamoré a primera vista. Y, sin que sirva de precedente (¿o es que estoy cambiando de gustos?), curiosamente, no se trataba de una receta dulce. Pero me llamó mucho la atención estas especie de croquetas de arroz con un rico relleno y lo fácil que parecía hacerlas, la verdad. Además, el rissotto, desde que lo hice la primera vez y me salió bien, es un plato al que no le tengo miedo, ¡je,je!

Ha sido este año cuando descubrí el blog de Pepekitchen, gracias al concurso de muffins y magdalenas que organizó en enero y, desde entonces, estoy totalmente enganchada a él.

Pepe es súper amable solucionando dudas culinarias y muy activo, pues tiene artículos casi todos los días. La mayoría, de recetas, pero también muchos interesantes sobre cocina y alimentación. Vamos, todo un experto.


Si queréis ver la receta original de Pepe, pinchad aquí.


Y esta es la mía:


INGREDIENTES


350 gramos de arroz arborio (especial para rissotto)

1 litro de caldo de pollo

Una pizca de azafrán

80 gramos de mantequilla (40+40)

Sal

Pimienta

Una yema de huevo

75 gramos de queso parmesano rallado

100 gramos de jamón serrano

100 gramos de mozzarella

Pan rallado, harina y un huevo batido para rebozar


PREPARACIÓN


Lo primero de todo es preparar el rissotto. Para ello, calentamos en una sartén honda 40 gramos de mantequilla y, cuando se haya desecho, se añade el arroz. Se rehoga durante 2-3 minutos. Al mismo tiempo, al lado tiene que estar un cazo con el caldo de pollo y la pizca de azafrán calentándose.

Poco a poco, se va echando un poco de caldo en la sartén con el arroz y se va removiendo para que el caldo se absorba y el arroz vaya soltando el almidón. Es mejor tener el fuego bajo y estar removiendo todo el rato el arroz, con una cuchara de madera, para que no se pegue al fondo.


Cuando se haya terminado de añadir todo el caldo, se añade al arroz los otros 40 gramos de mantequilla, la sal y la pimienta. Se remueve para que se mezcle bien y se retira del fuego para que se temple.


Ahora es el momento de añadir la yema de huevo y el queso rallado. Se remueve para que todo se mezcle bien y se deja reposar el arroz hasta que se enfríe.

Cuando ya esté frío el arroz, es el momento de hacer las “croquetas”. Para ello, se humedecen las manos, para poder manejar mejor el arroz. Se coge una bola y, dentro, se mete el relleno de jamón y queso.

Se cierra la bola con cuidado, para que no se salga nada del relleno. Cuando se haya terminado con el arroz (a mí, con esta cantidad, me salieron 8 bolas de buen tamaño), se deja reposar un poco.


Por último, se rebozan para freír.Para ello, se pasa cada bola por harina, huevo batido y pan rallado y se fríe en una sartén con aceite bien caliente,

hasta que quede el rebozado bien dorado, como con las clásicas croquetas.


OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO


No tengáis miedo de preparar este plato porque, aunque sea un poco laborioso, por el tiempo que lleva, la verdad es que es sencillo y los resultados muy buenos.


Con el tema del rissotto, si nunca lo habéis preparado, no os preocupéis. Yo, por ejemplo, tengo un “problema” con el arroz. Para hacerlo normal no me queda muy comestible, pero con el rissotto, nunca he tenido problemas, así que no debe ser tan difícil. Lo único es que tienes que estar dando vueltas para que no se pegue, para que suelte el almidón y añadiendo poco a poco el caldo. Eso sí, caliente, porque parece que ayuda a que se haga el arroz. Tardarás alrededor de 20 minutos en hacerlo. En el caso de este plato, yo necesité un poco más de líquido que el litro de caldo que venía en la receta, porque, cuando se terminó, el arroz todavía estaba un poco duro, así que le añadí un poco de agua templada. Tenéis que ir probando algún grano de arroz para saber que ya está en su punto.


Para mi gusto, el queso parmesano hizo el arroz demasiado sabroso, porque es muy salado, así que la próxima vez le echaré un poco menos de los 75 gramos rallados. Por eso, tened también cuidado a la hora de salar el arroz, no os paséis, porque hay que tener en cuenta que luego lleva el parmesano y el relleno de jamón serrano, que también es salado.


Respecto al relleno, a mí me sobró un poco, quizá fue que no lo rellené bastante, pero es que si no, no podía cerrar los arancine. Así que no tenéis que picar tanto relleno si no queréis.


Por supuesto, el relleno se puede hacer con lo que se quiera. En Pepekitchen sugerían también rellenarlo de salsa boloñesa. El chorizo, por ejemplo, también sería una buena opción o con otro tipo de queso suave y que se funda bien junto con jamón de york o pavo….


Lo que sí que es importante a la hora de dar forma al arroz es, primero, humedecer las manos, porque así no se os pegará y la podréis trabajar mejor y, segundo, tener el relleno ya picadito y preparado para meterlo, así os será más sencillo.


Lo que también podéis hacer, como hice yo, es preparar los arancine antes y, a la hora de comer, tener sólo que rebozar y freir, que no se tarda nada. Así los tenéis calentitos y listos para comer, aunque Pepe dice que fríos también están ricos, ¡seguro!


Como me salieron muchos, ocho en total, yo opté por congelarlos, una vez rebozados, pero no fritos, como se hace con las croquetas. Espero que el día que los saque para hacerlos estén bien, ¡ja,ja!


Como dice Pepe, este plato típico de Italia es para comer con las manos, así que ¡buen provecho!







Imprimir

15 comentarios:

Unodedos dijo...

Qué curiosas, habrá que porbar tienen muy buena pinta!
Besos!

Akane dijo...

No sabía que se podía transformar un risotto en una especie de croquetas! Muy original, y te quedaron perfectas :) Me guardo la idea por si alguna vez nos sobra arroz.

Un abrazo

Lydia dijo...

Mira que tengo yo ganas de prepararlas, tienen que estar buenísimas. La próxima vez que haga risotto guardaré un poco para hacerlas. Muacks

Paula dijo...

desde luego te han quedado estupendas. Yo es que no soy nada croquetera por lo que no me llaman. Ahora bien, si se comieran con al vista, me la hubiera comido sin rechistar ;)

Salu2, Paula
http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net

Laura y Paloma dijo...

A simple vista croquetas pero al abrirlas... sorpresa! Jolin, si es que tienen que estar riquísimas además se ve el queso derretido en el corte.
Como dijimos a Akane, el rissoto es algo que no hemos hecho aún pero tenemos pendiente hacerlo. Desde luego ya nos hemos apuntado esta receta :-)

Un beso!

eLrinCondeLaTaTa dijo...

Me parece una forma de comer el arroz muy sabrosa y original.
Con tu permiso me la copieteo para hacerla un dia que haga risotto.

Un beso.

Anónimo dijo...

Muy original, la verdad, y tiene buena pinta. Nunca había oido a hablar de este plato..

un besito

Paz

antonia dijo...

qué receta tan original, me pasa como a tí, es que no se da bien preparar el arroz pero creo que lo intentaré con esta receta porque además, está tan clarita con las fotos paso a paso y tan bien explicada, que entran ganas de ponerse a hacerla. gracias!

Espe dijo...

yo aun no me he atrevido con el risotto,le tengo unas ganas a uno de setas...y esta especi de croqueticas,me han encantado..tomo nota y a empezar bein la semana...

Da y Mer dijo...

Tienen una pinta deliciosa, seguro tus comensales quedaron contentos.
Queda anotado en el super-cuadreno de "pendientes"
Saludos

Su dijo...

me he quedado impresionada,,bea , me encanta esta receta,,saludos

su

Bea la cocinillas dijo...

Pam,
la verdad es que quedan deliciosas, así que prueba, prueba.
Akane,
si te sobra arroz....o mejor, preparar uno especial para hacerlas. Súper recomendables.
Lydia,
pues ya verás como te gustan y repites.
Paula,
pero si esto no sabe para nada a croqueta, sólo tiene la forma. Lo único, que te tiene que gustar el arroz y un rico relleno.
Laura y Paloma,
pues sí, el rissotto es algo que tenéis que hacer, ya! ¿Qué es eso de que sabéis hacer sushi y no rissotto, que está mil veces más rico? jeje Si queréis una receta fácil, tengo una publicada aquí. Sale siempre bien.
Tata,
copietea, copietea, que es lo que hago yo y así es como se aprende, jaja!
Paz,
yo lo descubrí el otro día y, la verdad, es que, además de original, está bien rico. Apúntatelo para cuando dejes la dieta...
Antonia,
gracias a ti por pasarte por aquí. Sí, prueba el rissotto, que, para mí, me sale más fácil que el arroz normal....y encima quedas de experta y todo!
Espe,
un rissotto de setas precisamente tengo ya publicado. Échale un vistazo y a ver si así te terminas de animar; luego me cuentas qué tal (seguro que bien)
Da y Mer,
contenta quedé yo, que esta vez fui mi propio conejillo de indias, jaja! Yo también tengo una "peazo" carpeta de recetas pendientes. Si es que no damos abasto, eh?
Su,
bienvenida a mi blog, espero que te pases más veces por aquí. Voy a cotillear el tuyo!

Donibaneko dijo...

Que bueno0os, yo les pille un vicio en Roma, cuando tenia poco tiempo solía comerme un par ... Me ha recordado esa época a ver si puedo hacermelos.

Anónimo dijo...

Bea, tengo alguna duda de esta receta. Se puede sustituir la mantenquilla por otro tipo de grasa algo más sana?. Imagino que igual no por eso de la consistencia pero prefiero preguntar por si acaso.
A ver si me escribes y me cuentas alguna cosilla de por ahí. Ya mismo la Semana Santa y yo con una morrilla.
Un beso

Ana

Bea la cocinillas dijo...

Donibaneko,
pues ya sabes, a recordar viejos tiempo, jaja! Yo ni había oído hablar de ellos, pero me cautivaron en cuanto los vi.
Ana,
pues no sé qué decirte, porque la receta es con mantequilla y supongo que le ayudará a que quede cremosa, no lo sé. O quizá no, y sólo con que suelte el almidón ya queda pastosilla. Si es que yo no sé nada de cocina!!!! A ver si te escribo, es verdad, pero es que ahora he vuelto a trabajar y tengo menos tiempo. Besos!