jueves, 4 de febrero de 2010

CALABACÍN GRATINADO CON QUESO


Lo bueno de tener ahora tanto tiempo libre y estar en casa es que, a veces, apetece probar recetas para las comidas de todos los días. Me explico: antes, con las horas contadas, cuando sacaba tiempo para cocinar lo hacía con cosas dulces. No es que se me hayan quitado las ganas de dulce, ¡eso nunca!, pero ahora también tengo tiempo de probar platos “saladitos”.

Así que, ahí estaba el otro día tirada en el sofá, hojeando el libro de cocina francesa que me habían traído Melchor (mi preferido), Gaspar y Baltasar y me topé con esta receta de calabacín. Y me acordé de los que tenía muertos de risa en el frigorífico, a punto de salir ellos solos de la nevera a dar una vuelta por el salón, de puro aburrimiento, así que era la excusa perfecta para probar… ¡con éxito! Muy fácil (como siempre) y recomendable, el toque de la nuez moscada le da un saborcillo especial.


Aquí os dejo la receta, sacada del libro “Cocina francesa. Más de 100 irresistibles recetas (editorial Parragón).



















INGREDIENTES (para 4-6 personas)


Aceite para freír

6 calabacines, cortados en rodajas

Sal y pimienta

Hierbas provenzales

200 gramos de queso Gruyer o parmesano, rallado

125 mililitros de leche

125 mililitros de nata para cocinar

2 huevos

Nuez moscada


PREPARACIÓN


En una sartén, freír el calabacín durante aproximadamente seis minutos, por los dos lados, hasta que se vean blanditos. Pasar a un papel absorbente para retirar el exceso de aceite y reservar.













En una fuente para horno untar con un poco de mantequilla o aceite para que no se pegue. Poner la mitad de las rodajas de calabacín como primera capa. Esparcir por encima las hierbas provenzales y 50 gramos del queso rallado elegido. Poner una nueva capa de calabacín, hierbas y queso.















Aparte, en un plato hondo, batir los huevos con la leche y nata y sazonar después con nuez moscada, sal y pimienta.

Esa mezcla se vierte sobre la fuente, encima de las capas, y, por último, el resto del queso.



Con el horno precalentado a 180ºC, dejar que se cocine durante 35 a 45 minutos. Estará listo cuando la crema haya cuajado y el queso de encima se haya dorado.



















OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO


Es un plato muy, muy fácil…y si te gusta el calabacín, como a mí, muy rico. Ahí van algunos consejillos:

En la receta original, las hierbas que se echan son estragón, perejil y hierbabuena. Como yo no tenía eso a mano, le eché una mezcla de hierbas que venden ya y que se llama “hierbas provenzales”, que tiene albahaca, romero, orégano, tomillo, ajedrea y mejorana (que ni siquiera sé lo que es, ¡ji,ji!) y quedó bien rico. Pero podéis ponerle las hierbas que queráis. Eso sí, no os olvidéis de la nuez moscada, pues queda muy bien con el calabacín y le da un sabor muy especial.


Freír con calma el calabacín, con rodajas un poco gorditas, para que no se os quemen, y dejando que se ablande, por los dos lados. Esperar a que enfríen un poco cuando vayáis a preparar las capas, para no quemaros los dedos (como me pasó a mí…).


En la receta original, también decía que se friera el calabacín con mantequilla, pero ya sabéis que los franceses abusan de ella. Yo he preferido el aceite español de toda la vida, pero quizá la mantequilla le dé otro sabor. Probaré para la próxima…


Aunque al principio parezca que no, es súper sencillo de servir, porque queda como un pastel de verduras y se corta bien al cuajar la crema.





Imprimir

18 comentarios:

Paula dijo...

me gusta, me gusta, tomo nota ;)

Salu2, Paula
http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net

Eva dijo...

Bea, pues parece que te ha quedado riquisimo, si es que no haya nada mejor que tener tiempo para cocinar, se lo pasa una mejor verdad? ah y con se libro ya ni te cuento!! un besote

Bea la cocinillas dijo...

Paula,
ya ves, es facilito y bastante rápido de hacer. Y queda un plato muy rico y suave, te lo aseguro.
Eva,
gracias, la verdad es que estoy aprovechando este parón (obligatorio) laboral para experimentar en la cocina y estoy disfrutando bastante. Quien no se consuela...

Ivana dijo...

guau! el calabacin me encanta!
tomo nota!
besitos

Unodedos dijo...

Qué facilito y muy rico también! Yo los hago rellenos, como las berenjenas ;)
Besos, Pami!!

mese dijo...

A mí me encanta el calabacín. Esta receta es estupenda y te apoyo en lo de utilizar aceite de oliva.
Besos

Bea la cocinillas dijo...

Ivana, Pami, Mese....me encanta que el calabacín tenga tantos fans. ¡Es que está muuuy rico! Gracias por la visita y los mensajitos, me hace mucha ilusión!

Akane dijo...

Es una receta genial, las especias deben darle un toque fantástico. Además irá muy bien para los que les cueste tomar verduras.

Yo no tengo ese problema, el calabacín jamás falta en mi nevera y suelen durar poco dentro de ella :P Lástima que es una receta con demasiada lactosa... claro que siempre se puede tunear :)

Ese libro creo que lo hojeé el otro día en mi repaso habitual a la sección cocina de la librería... me quedé con ganas de llevármelo (junto con otras varias decenas claro). A ver si nos enseñas más recetas tan ricas :)

Un abrazo

Laura y Paloma dijo...

Qué buena idea esta receta. Es una forma diferente de comer calabacín. Tomamos nota. Y mira, si te da tiempo de probar recetas nuevas y encima tan buenas como esta, pues adelante!

Un beso de parte de otras dos fanáticas del calabacín ;)

Laura. dijo...

Muy rico! Como te entiendo, yo, que apenas tengo tiempo, cuando lo tengo es para el dulce... pero esta claro que teniendo horas libres, se puede hacer todo.
Besos!

silvia dijo...

Me la quedo Bea,que rica...acabo de ir a comprar verduras y entre ellas me traje dos calabacines bien hermosos,la disfrutaremos con mi hija ummmm.....cucha yo siempre le tuve idea a cocinar con mantequilla,pero cuando lo hago en recetas que así lo indican,está ,muy muy bueno,suave y con la nuez mozcada tela de rico.

UN beso nos seguimos visitando,da buen rollo tu blog!!

antonia dijo...

Me encantan este tipo de recetas,sencillas y superbuenas. Me hace gracia porque yo también le pongo a todo las "hierbas provenzales"!!Ah!no sabes la ilusión que me ha hecho que hayas preparado las magdalenas de tomate, de verdad!!

Bea la cocinillas dijo...

Akane,
qué rabia lo de la lactosa, menos mal que tú eres una chica de recursos...El libro de cocina francesa está genial, la verdad. Cuando empiece con los postres no voy a parar!!!!!jajaja
Laura y Paloma,
Sí, quien no se consuela es porque no quiere. Ahora tengo mucho tiempo libre y lo estoy aprovechando a tope en la cocina.
Laura,
entre tú y yo, aunque esté publicando cositas "saladas", también saco tiempo para los dulces, jeje! Anda que no tengo ya cosas para publicar!!!
Silvia,
pues ya lo sé para la próxima, pruebo con la mantequilla y os cuento. Vivan los calabacines!!! (oye, somos legión de admiradoras de esta verdurita, eh?). Me ha gustado eso del buen rollo de mi blog, me ha dado subidón, de verdad. Gracias mil!
Antonia,
tardé en comprarlas, pero al botecito de hierbas provenzales le estoy dando más salida que Arguiñano al perejil, jeje!Calla, calla, lo de las magdalenas de tomate...pensarías que estaba loca o algo, pero es que fue ver la receta y atraparme....me voy a comer una, ahora que me las has recordado. Riquisisísimas, ya las publicaré prontito.

Anónimo dijo...

madre mía!!!! qué buena pinta!!!! no sé si soy yo, la hora o el puro hambre.. pero me dan ganas de darle un bocado!!! jejejeje

besitos y nos tenemos que animar con el pollo al limon chino... para luego comparar.

Paz

Bea la cocinillas dijo...

Paz,
simplemente, es que está muuuy bueno, y la foto lo demuestra, jeje! Cuando quieras le damos al pollo al limón chino

sara dijo...

Qué buena receta y parece facilita, me la apunto!!
Bs!!

Bea la cocinillas dijo...

Sara,
pues ya ves, se hace en un momentito y queda de lujo!

SEFA dijo...

Me estoy dando una vuelta por tu blog y me encuentro con esta receta, me gusta mucho y me la llevo para probarla, un abrazo.SEFA