jueves, 23 de abril de 2009

Bea y su pasión por las masas

Pues sí, es verdad, una vez que te sale una bien, te animas y dices, “anda, si esto va a ser menos complicado que lo que parece”. Lo esencial es perderles el miedo y el respeto, ¡je,je! A mí me encanta amasar. Más de una vez me he visto tentada a comprar una panificadora, pero en el último momento me entra la cordura (y ahora más, en tiempos de crisis) y me engaño diciendo que es mucho más divertido pringarte hasta los codos para conseguir la masa tú solita. Así parece que tiene más mérito, ¿no?
Bueno, al grano, que la primera masa que voy a poner en el blog es una de las primeras que probé en su día y que salieron sin tener mucha experiencia, de verdad. Los ingredientes ligan bien con facilidad y eso anima. Además, lo más importante, están riquísimos estos PANECILLOS NAPOLITANOS, que los puedes rellenar con lo que más te guste y que con el toque de orégano y ajo los hace más ricos todavía si cabe. Os lo he explicado en un “paso a paso” para que veáis que es fácil y os animéis, así que no tenéis excusa.
Esta estupenda receta la saqué de uno de los primeros blogs que encontré por Internet y que es como una Biblia para las blogueras cocinillas como yo. Lo suelo mirar todos los días y es que no falla casi ni uno, a esta mujer no se le acaban las recetas. Alicia, Canelona en la web, es toda una todoterreno de los fogones y, además, siempre con buen humor y dispuesta a solventar cualquier duda a las que no estamos a su altura (anda que no me queda…).
Así que, antes de nada, si todavía no lo conocéis, echad un vistazo a la web de Canecositas y me daréis la razón.


Si queréis ver la receta original de Alicia, pinchad aquí.

Y esta es la mía:

INGREDIENTES
Para la masa:
300 gramos de agua
100 gramos de aceite de oliva
2 cucharaditas de sal
1 cucharadita de azúcar
25 gramos de levadura prensada
300 gramos de harina de fuerza
300 gramos de harina normal
2 cucharadas de orégano
3 cucharaditas de ajo en polvo


Para el relleno:
250 gramos de fiambre de jamón de york o pavo
250 gramos de queso Gouda
1 lata de champiñones en láminas
1 lata de aceitunas sin hueso
Tomate frito

PREPARACIÓN
Primero empezamos con la masa. Del agua de los ingredientes, se separa un poquito en un vasito y allí disuelves la levadura, deshaciéndola con los dedos, y el azúcar.En un bol grande, se tamizan las dos harinas con la sal y se le echa lo del vasito, el resto del agua y el aceite, el orégano y el ajo.
Es hora de meter las manos (bien lavadas, ¿eh?) en la masa. A remangarse y empezar a amasar hasta que todos los ingredientes se integren bien. Cuando se haya convertido en una masa lisa y elástica, es que ya está lista.


Se saca la masa del bol y se divide en siete u ocho porciones y se reserva.
Ahora vamos con los ingredientes para el relleno. Se pica el jamón de york, el queso y las aceitunas y se le añaden los champiñones, escurridos, para mezclarlo todo bien en un bol.Una vez preparado el relleno, se van cogiendo una a una las porciones de masa y se hace lo siguiente: estirarla con un rodillo, untarla con un poco de tomate frito,

echar una buena porción de relleno, enrollar la masa y cerrarla bien.


Mientras se hace esto, se puede poner ya a precalentar el horno, a 225ºC.
Los panecillos se van dejando en una bandeja de horno, con papel vegetal para que no se manche mucho ni se peguen y, una vez hechos todos, se meten durante media hora.
Es mejor comerlos calentitos, están más ricos que fríos o recalentados después, aunque, de todas formas, os aseguro que van a ser un éxito y desaparecerán.


OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO
No os voy a engañar, se tarda un rato de hacer, no es precisamente una receta express, quizá podáis estar hora y media tranquilamente hasta que los panecillos salen del horno con ese olorcito a orégano y ajo….¡hummmm!. Así que merece la pena. Lo mejor es que tengáis todos los ingredientes pesados ya para añadirlos rápidamente para hacer la masa y tener cortados y mezclados previamente los alimentos que compondrán el relleno.

No os preocupéis si tenéis que añadir un poco más de harina a la masa porque queda un pringosa. A mí me pasó la primera vez, aunque no las siguientes. No sé la razón, pero con un extra de harina se arregla todo.

Por supuesto, como ya se os habrá ocurrido, la masa admite cualquier relleno. Yo, por ejemplo, esta última vez le añadí las aceitunas, pero dejad volar vuestra imaginación y echarle otras cosas que os gusten.

Cuidado cuando estiréis la masa y la untéis con tomate, echad sólo un poco, porque si no luego se va a salir por todos los lados cuando la enrolléis. Os lo digo por experiencia.

Lo que también debéis de hacer es sellar bien el panecillo cuando esté enrollado, para que no se salga el relleno por los lados, aunque quede más feo.

Para poder trabajar bien con la masa, una vez extendida con el rodillo, despegarla de la mesa de trabajo y luego la volvéis a apoyar allí. Así estará más suelta cuando, con todo el relleno, se intente enrollar.

2 comentarios:

Akane dijo...

Qué ricooos!

A mi también me apasionan las masas; trabajar con levadura es genial, a veces da algún disgusto pero cuando las cosas salen bien saben mil veces mejor :) Y sí, estoy de acuerdo en que lo mejor es pringarse mucho y echar músculo amasando bien a mano :P

El blog de Canelona es genial, también es uno de los primeros que visité :)

Ah! muchas gracias por tu e-mail! No he tenido tiempo de contestarte porque llevo una semana estresante, pero muchas gracias, me hizo ilusión que te pasaras por Murcia y te acordaras de mi :)

Un besazo!

Bea la cocinillas dijo...

Jopé que si dan disgustos las masas, no me lo recuerdes, que tengo muchas anécdotas. Eso sí, con estos panecillos no me ha pasado, así que ánimo, que quedan muy, muy ricos con el relleno que más te apetezca.
Bea
PD: No hace falta que contestes mis mails, yo, desgraciadamente, no estoy tan ocupada como el resto de la gente y entiendo eso de no tener tiempo.