miércoles, 10 de junio de 2009

Bea vuelve a dejarse llevar

Sí, lo confieso, me ha vuelto a suceder. Y la culpa es mía por seguir navegando por Internet y descubriendo nuevos blogs culinarios maravillosos como el de Cristina, Las comiditas de Cris. Y claro, hice lo que hago en todos, ir directamente al índice y buscar en la sección de BIZCOCHOS, que son mi perdición… Y ahí estaban, esperando a que yo las descubriera, estas estupendas CRISTINAS DE CHOCOLATE ¿Quién se podía resistir a probarlas? Yo no, desde luego.

Lo primero que hice fue preguntarle vía blog a la misma Cristina por el tema del relleno, pues yo todavía no había hecho nada con chocolate por dentro, a pesar de que en casa me lo estaban pidiendo a gritos. Muy amable, me contestó en seguida y, una vez hechas, además de fáciles, descubrí que se parecían mucho a los típicos bollitos de leche rellenos de chocolate envasados que venden en cualquier sitio, pero con la “gracia” de la esencia de azahar, que le da un sabor especial. Vamos, que esta se va a convertir en una de mis recetas más repetidas. A todos los que probaron les gustaron (o eso me dijeron, claro) y, para desayunar o merendar, bien untaditas en leche, están divinas.

Se las dedico a todas las Cristinas amigas que tengo y me leen, para que se animen a probar esta receta con la que comparten nombre.


Si queréis ver la receta original de Cristina, pinchad aquí.

Y aquí va la mía:


INGREDIENTES

250 gramos de leche

50 gramos de mantequilla

100 gramos de azúcar

250 gramos de harina de fuerza

250 gramos de harina normal

25 gramos de levadura fresca de panadero

1 cucharadita de sal

3 cucharaditas de esencia de azahar

Una tableta de chocolate


PREPARACIÓN

Antes de nada, se calienta un poco la leche y allí se deshace la levadura fresca.

En un bol, se echa el azúcar, la mantequilla, derretida previamente en el microondas, la leche con la levadura ya disuelta, la esencia de azahar y la sal. Se mezcla todo bien y luego se le echa la harina, tamizada, para amasar la mezcla hasta obtener una masa homogénea.

Se tapa con un paño y se deja alrededor de una hora, hasta que doble su volumen.

Pasado ese tiempo, se saca la masa del bol y se amasa un rato, para quitarle el aire que tenga.

Después, se divide en doce porciones más o menos iguales. En cada una de ellas se coloca una pastilla de chocolate y luego se preparan bolitas con la masa y el chocolate dentro.

Se colocan las doce bolitas, bien separadas, en la bandeja de horno, con papel vegetal debajo para que no se peguen.

Es momento de volver a dejar que repose la masa para que doble su volumen de nuevo, alrededor de media hora.

Ahora, con el horno a 180ºC, se hornean durante diez minutos aproximadamente, hasta que se doren por arriba. Para comprobar que están hechas por dentro, se pincha alguna con un palillo y este tiene que salir limpio de masa (aunque, quizá, manchado de chocolate, si se ha atravesado el relleno)

OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO

Como vengo haciendo últimamente, con la excusa de amortizar mi panificadora, que para eso me la regalaron, la masa la he hecho en la maquinita, así que no sé deciros si es más o menos complicado que los ingredientes liguen bien, aunque yo creo que no. Pero es que, cuando tengo prisa o no me apetece fregar tanto cacharro, pues enchufo la panificadora, meto los ingredientes y, en hora y media, ya tengo la masa preparada. Mirad qué bien quedó cuando terminó el programa de amasar y levar. Muy blanquita y suave.

Como os he dicho en anteriores ocasiones, para que la masa leve (las dos veces que lo debe hacer en esta receta) un buen truco es precalentar unos minutos el horno a 50ºC y después, una vez apagado, pero todavía caliente, meter la masa y dejarla reposar allí el tiempo necesario. En este caso, una hora la primera vez y media hora más cuando los bollitos estén preparados con el relleno metido.


Respecto al relleno, la receta original es con crema de cacao, pero, como yo no tenía y no podía esperar a comprarla (ya sabéis de mis ansias compulsivas con algunas recetas que me entran por los ojos) para hacer estas cristinas, opté por pastillas de chocolate. Al principio puse una en cada trocito de masa, pero luego me animé con dos y tengo que deciros que aguanta bien y que si sois golosos agradeceréis encontraros con más chocolate cuando le deis un mordisco al bollito. Además, creo que es más fácil rellenar así que con cucharadas de crema de cacao, que, a lo mejor, son más pringosas.


Por cierto, que yo he puesto chocolate con leche, pero, por supuesto, lo podéis rellenar con el chocolate que más os guste. A mí, cuando más suave mejor, así que ya me estoy relamiendo pensando en un relleno de chocolate blanco, ¡hummmm!


Tener cuidado al rellenar los bollitos, no os vaya a pasar lo que a mí y os encontréis con esta sorpresa después del segundo levado

Para que eso no pase y el chocolate no quiera salir antes de tiempo, una vez que hagáis la bolita con él dentro, poner la parte que habéis cerrado boca abajo, así os evitaréis un disgustillo. Si aún así os pasa, no os preocupéis, todavía podéis coger la masa, como hice yo, con cuidado, y volver a meter el chocolate en su sitio, aunque luego el relleno quede un poco “desviado”, como se ve en la foto.

Cuando saquéis la masa del bol, después del primer levado, notaréis que es un poco pegajosa, pero no desesperéis, porque es bastante manejable y luego no se pega a la encimera, así que no tenéis por qué enharinarla.


Para que calculéis, se tarda más o menos dos horas y media en preparar estas cristinas, quizá un poco menos si sois mañosos, pero tened en cuenta que ya sólo en levados se os va hora y media; os lo digo para que os organicéis.


5 comentarios:

Laura. dijo...

Riquísimas.... yo las relleno de nutellaaa mmm
Te han quedado de lujo!! besos!

Bea la cocinillas dijo...

Gracias Laura, la verdad es que me sorprendió que me salieran a la primera, que sean tan fáciles...y tan ricas!!! Estoy deseando que llegue el fin de semana para repetir hornada, jeje!

Akane dijo...

Mmmm, qué buena pinta!
Me encantan los bollitos de este tipo, y si van con sorpresa dentro mejor! Tienen que ser una merienda fabulosa, con un vaso de leche fresquita... Te robaría uno para esta tarde! :P

Besos

Magdalena de Chocolate dijo...

Me ha hecho gracia leer el principio de tu entrada... cada vez que veo un blog de cocina nuevo también lo primero que hago es dirigirme a las entradas de bizcochos, tartas o CHOCOLATE... ¡es que me pierden! jaja

Y esta receta... cuando tenga una tarde libre la pondré en práctica porque llevaba tiempo buscando una receta de bollos con chocolate :)

He de decir que me encanta tu blog :)

Bea la cocinillas dijo...

Ay, Magda, qué le vamos a hacer si nos pierden las cositas ricas y dulces...ya estás tardando en probar estas cristinas!!! Es más, yo hace tiempo que no las hago y me las has recordado, caerán pronto