martes, 1 de diciembre de 2009

Bea y la fuerza de Popeye

Nunca he entendido cómo a la gente no le gustan las espinacas. A mí me encantan desde pequeña, sólo un chorrito de aceite están buenísimas. Por eso, una de mis quiches favoritas es esta, que vi hace tiempo en una revista y adapté un poco para crear la QUICHE DE ESPINACAS.


Qué gran invento este de las quiches, desde que me lo descubrió mi amiga Annika, no he dejado de hacer versiones. Además, como se pueden congelar, a veces hago una, la divido en porciones y para el congelador que va, así tengo cena preparada en dos minutos cuando quiera.


Aquí os dejo la receta:


INGREDIENTES


1 lámina de masa quebrada

3 huevos

Un bote pequeño de nata líquida

500 gramos de espinacas congeladas

Un trozo de queso Gouda

Un rozo de queso azul

Un puñado de piñones

Un puñado de uvas pasas

Sal


PREPARACIÓN

Primero, se preparan las espinacas congeladas como indique en el paquete, hirviéndolas en agua y luego escurriéndolas para reservar.

La lámina de masa quebrada se descongela y se extiende en el molde que vayamos a usar como base y se pone a precalentar el horno a 200ºC.

En un bol, se baten los huevos con la nata y una pizca de sal. A continuación, se añaden los dos tipos de quesos en taquitos (desmenuzado el azul si es muy blandito, no pasa nada). Se añaden ahora también las espinacas, bien escurridas y, por último, los piñones y las uvas pasas al gusto.

Se vierte toda la mezcla sobre la base de masa quebrada y se mete al horno durante, aproximadamente, media hora.


OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO


Como veis, no tiene nada de misterio, apenas acordarse de sacar antes la masa quebrada para que esté descongelada para poder extenderla bien sobre el molde. También se puede usar hojaldre, eso va en gustos. Eso sí, intentad extender la masa bien para que cubra no sólo la base del molde, sino también las paredes, para que la mezcla no se derrame por los lados.


Si queréis usar menos nata líquida, podéis sustituir una cantidad por leche. El queso Gouda es para que ayude a cuajar la mezcla, al tratarse de un queso muy blando, suave y fundible.


El queso azul le da el toque especial. Si os gustan los sabores fuertes, lo podéis sustituir por otro, pero tampoco en mucha cantidad, que si no apenas notaréis el sabor de las espinacas y sabrá demasiado fuerte.


Los piñones y las uvas pasas le dan el sabor dulce a este plato. A mí me encanta el contraste.


Si queréis darle más “consistencia” a esta quiche, le podéis añadir taquitos de bacon. Sólo hay que hacerlos un poco (en el microondas o en la sartén) y mezclarlos con el resto de los ingredientes.


¡Buen provecho!



12 comentarios:

sara dijo...

Jajaja, me encanta el titulo del post! A mi también me encantan las espinacas con un chorrito de aceite! Seguro que ésta quiché está para chuparse los dedos!
Bs!

Paula dijo...

ains pues yo voy a ser de las que no le gustan las espinacas :(, eso sí si fuera por la fotogragía y la pinta, ahora mismo me la comía :)

Salu2. Paula
http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net

Laura. dijo...

Tres contra una de momento, por que a mi me encantan las espinacas.....
Lo que pasa que en mi casa no quieren las quiches ni en pintura, asi que no hago, me como las espinacas con ajitos y aceite, asi no se me pegan al culo!

Se ve estupendisima, no se si podré resistirme.....

Besos!

Akane dijo...

Oh sí, las espinacas son riquísimas! Me gustan mucho, desde bien pequeña, a la gente les sorprendía que una niña adorara las espinacas tanto como yo. Es verdad que son algo feas... pero están tan buenas!
Por cierto, no sé dónde leí que les iban bien un poquito de canela... y desde entonces siempre espolvoreo un poco (poquito) cuando las preparo, están muy ricas!

Anónimo dijo...

Qué ricas las espinacas y nunca las había probado en quiché, así que, ya sé lo que toca.
A mi minipopeye le va a encantar...
No creo que baje para Navidad porque no tengo vacaciones pero en cuanto vaya te aviso. Y si te vienes para aquí, dímelo que me hará ilusión el veros. Un beso

Bea la cocinillas dijo...

Sara,
campeona, que veo que estás a tope con tu blog. Esta quiche seguro que te gusta.
Paula,
mejor que no te gusten, así a más espinacas tocamos las forofas de lo verde, jaja!
Laura,
pues haz como yo, que esta precisamente me la hago para mí sola, la divido en porciones y al congelador, porque tampoco le gusta al otro inquilino de la casa.
Akane,
tú siempre sorprendiendo....me apunto el truquito de la canela, tiene buena pinta!
Anónimo,
ahora sí que estoy perdida, vuelvo a no saber quién eres, ahora que hablas de tu "minipopeye". Por dios, sácame de dudas!!!!

Caldebarcos dijo...

Pero bueno, bea, que maravilla de quiche, delicioso. A mi las espinacas solas no me gustan, pero así como nos las presentas tú, me lo como entero.
Besitos guapa

Anónimo dijo...

Bea,si te escribo al mail del perfil lo recibes?, así te saco de dudas..pero la cosa es muyyyyyyyyy fácil

Anónimo dijo...

Bea, guapa, que la cosa es muuuuuuuy fácil!!. Si te escribo al mail de perfil lo tienes activo?. Un besote

Bea la cocinillas dijo...

Caldebarcos,
pues si las pruebas así en quiche ya me contarás qué te parecen.
Anónimo,
sí, escríbeme al mail y así salgo de esta duda existencial que tengo. Gracias!

Cocinillas dijo...

Vaya!

Pues esta quiche y la de mi blog son prácticmaente iguales. La probaré con el queso gouda a ver qué tal :) Y he añadido el enlace aquí desde mi blog para que los lectores no se pierdan tampoco esta receta :)

Un saludo!

Bea la cocinillas dijo...

Cocinillas,
qué alegría verte por aquí. Mola eso de compartir apellido, jeje! No te voy a perder de vista...Gracias por el enlace!