martes, 8 de diciembre de 2009

Bea y su viaje por las estrellas

Si es que la culpa de todo la tiene Rosa, de Bocados dulces y salados, que lleva una temporada publicando unas recetas súper apetecibles, pero que no me da tiempo a seguirle el ritmo: el bizcocho cebra, los dalkis, los avellanitos, las pastas sablés, las pastas de limón y almendra, las de pistachos, la tarta de turrón… En resumen, que es una máquina y yo no saco horas en el día, ¡snif!

Pero alguna tenía que hacer, así que, aprovechando que me acababa de comprar mi primera colección de cortadores (en el Lidl, cómo no) y quería estrenarlos ya de ya, me decidí por estas ESTRELLAS DE VAINILLA.

Y es que es ver la palabra “vainilla” en una receta y ya se me van los ojos (me pasa lo mismo si veo “chocolate blanco”, “bizcocho” y similares, que conste). Además, tenía ganas de volver a intentar hacer galletas, así que, ¡qué mejor ocasión!


Si queréis ver la receta original de Rosa, pinchad aquí.


Y esta es la mía:


INGREDIENTES


200 gramos de harina

1 cucharadita de levadura en polvo

100 gramos de mantequilla ablandada

100 gramos de azúcar

1 huevo

Unas gotas de aroma de vainilla


PREPARACIÓN


Mezclar en un bol la levadura con la harina y reservar.

Batir la mantequilla ablandada con el azúcar. Cuando esté todo bien integrado, añadir el huevo y seguir batiendo, hasta que se mezcle todo bien.


Poco a poco, con ayuda de una espátula de silicona, integrar la mezcla de harina y levadura que teníamos reservada en el bol.

Por último, añadir las gotas de aroma de vainilla y seguir mezclando para que se extienda por toda la masa.


Poner a precalentar el horno a 170ºC.

Estirar la masa sobre una superficie

y cortar las galletas de la forma que más os guste, con los cortadores que prefiráis (yo elegí las estrellas por ser fiel a original, pero también hice algunas lunas).


Colocar las galletas en la bandeja del horno, con papel vegetal por debajo para que no se peguen.

Hornear alrededor de diez minutos.

Sacar del horno y poner a enfriar sobre una rejilla.

OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO


Tengo que confesarlo: casi pierdo los nervios con estas galletas. Creí que iban a ser más fáciles, pero hubo problemas con los que no había contado como, por ejemplo, no poder despegar bien las galletas para pasarlas a la bandeja de horno para que se hicieran porque la masa era demasiado blandita y las estrellas y las lunas terminaban pareciendo en el transporte pulpos amorfos y culebras pringosas….¡por dios! No sabéis la de veces que volví a coger la masa e hice de nuevo una pelota con toda ella para volver a empezar. Pero tuvo solución, la de siempre, vamos, respirar profundo, contar hasta diez y armarse de paciencia para volver a intentarlo con una sonrisa.


Ahí van mis consejos, fruto de mis “desesperares”:


Lo primero de todo, la masa no quedó lo suficientemente firme y tuve que añadir más harina de la que venía en la receta original para que dejara de ser tan pegajosa y se pudiera trabajar mejor. Eso sí, no influyó en el sabor final, estaban comestibles (que se lo digan a mis compañeros de trabajo, que les encantaron…o eso dijeron) y no sabían nada a harina, y sí a vainilla y mantequilla. Después he leído en algunos blogs que hay que dejar la masa en el frigorífico unas horas para poder trabajar mejor con ella, así que haré eso la próxima vez y ya os contaré, a ver si así no me deseperooooo!!!!!!


Sobre la mantequilla, atentos al consejo que me dio Bea, de El rincón de Bea ¡nunca meter la mantequilla en el microondas para ablandarla para hacer galletas! Mejor ser pacientes y sacarla un rato antes, porque tampoco hay que esperar mucho para que se ablande. ¿El por qué? Ni idea, pero mi tocaya es como un dios culinario para mí, así que su palabra va a misa…y más con el tema de las galletas.


Para que se pueda trabajar mejor la masa al cortarla, yo la dividí en porciones y fui poco a poco estirando cada una de ellas y cortando con mis súper nuevos cortapastas, que ya estoy deseando volver a utilizar, ¡tengo tantas formas diferentes!


Como estas galletas llevan levadura, van a crecer durante su horneada, así que mejor separarlas entre sí en la bandeja, para que no se os peguen unas a otras, como me pasó a mí, ¡glup!


Yo tuve en el horno las galletas diez minutos, pero quizá las tenía que haber dejado un poco más, porque estaban un pelín blanditas y muy blancas, aunque a mí me gusta así mejor que tostadas, la verdad. Probad para cogerle el punto de cocción de vuestro horno.


¡Buen provecho!




10 comentarios:

Caldebarcos dijo...

Me encantan tus galletas. Tengo muchas ganas de hacerlas. Lo que no tengo son esos cortapastas tan chulos. Será mi próxima compra, seguro.
Biquiños guapa

sara dijo...

Te han quedado estupendas, como para empezar y no poder parar!!
Bs!

Bea la cocinillas dijo...

Caldebarcos,
pues ya sabes qué pedirles a los Reyes Magos este año, jajaja!
Sara,
gracias, pero todavía tengo que afinar mucho. Eso sí, de sabor, estupendas!

Paula dijo...

bueno, veo que te has convertido en una experta galletil. Bonitas te quedaron un rato y si pasaron las pruebas de los catadores, malas no estarían :)

Salu2. Paula
http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net

carmenpiva dijo...

Hola, Bea. yo también estoy empezando a hacer galletas desde que mi amiga invisible me regaló un montón de cortapastas. Yo la dejo en el frigo (la masa) unas horas y así no se pone pegajosa.
Un besín desde asturias
Carmen

Bea la cocinillas dijo...

Paula,
si de sabor estaban bien, pero casi se masca la tragedia durante su elaboración, jeje! De todo se aprende.
Carmen,
gracias por tu visita y comentario, ya he pasado por tu blog y me lo apunto, la dirección y tu consejo para la masa, claro!

carmenpiva dijo...

Me alegro de que te sirva de consuelo mi anécdota. Tranqui, que estará a punto de llegarte. Dicen que lo de las galletas engancha y debe de ser verdad, a mí ahora me encanta hacerlas!!
Un besín
Carmen

Akane dijo...

¡Qué ilusión hacen las primeras galletas cortadas! Estrenar moldes nuevos además siempre es un aliciente, verdad? Pues a pesar de los problemas que pudieran darte, te quedaron bien bonitas, y seguro que muy ricas.

Para galletas recortadas yo te doy el mismo consejo: dejar la masa en la nevera (envuelta en papel film transparente) un buen rato, mejor si son 2 horas. Y para que conserven mejor su forma, es buena idea también meter la bandeja ya preparada con sus galletas a la nevera unos minutos (10-15) antes de ir definitivamente al horno.
Como siempre, es cuestión de práctica.

Elegiste muy buen momento para probar las galletas, la navidad es época galletil :)

Besos

Bea la cocinillas dijo...

Akane,
bienvenida de tu puentazo madrileño. Espero que disfrutaras mucho, mucho. Y gracias por los consejos galletiles, jeje! Los pondré en práctica, porque sí, parece que engancha. Besos!

Maite (Mai) dijo...

Que si enganchan! la primera vez las hice con un respeto tremendo... leyendo y releyendo la receta... ahora ya ni peso los ingredientes! Es un vicio tremendo y aún no has terminado unas cuando ya está pensando en como mejorarlas:-) Un beso y encantada de caer por tu casica. Bssssss