martes, 20 de abril de 2010

PINK VELVET CUPCAKES

Sí, he tenido que rebautizar esta última receta, porque mis red velvet cupcakes soñados fueron realmente pink velvet cupcakes, todo por no tener más colorante rojo en la cocina. Aunque todavía no entiendo cómo hice cupcakes rosas con un colorante que es rojo chillón. En fin, que estaban ricos igual. O eso me dijeron a quienes se los regalé, porque hice esta receta para repartir entre unas amigas y no pude catarla yo misma. Bueno, miento, sí que probé el frosting, rebañando como una posesa la manga pastelera que, ¡por fin!, estrené…y me he quedado con ganas de hacer unos para mí, porque estaba bien rica. Además, hacía un montón que no me divertía tanto con una receta, fue realmente divertido decorar los cupcakes, llamadme loca, ¡ja,ja!

A la receta le tenía yo echado el ojo desde hacía un montón de tiempo, pero me echaban para atrás muchas cosas, como el frosting o el buttermilk…que si llego a saber que son tan sencillos de hacer, me lanzo antes. Como tantas otras veces, gracias a mi tocaya Bea, de El Rincón de Bea, por compartir esta rica receta. La próxima vez me atrevo con la tarta, lo prometo. Mirad qué delicia consiguió Joana, de Mis recetas bordadas.


Si queréis ver la receta original de Bea, pinchad aquí.


Y esta es la mía:


INGREDIENTES


125 gramos de harina

150 gramos de azúcar

Media cucharadita de cacao en polvo

Media cucharadita de sal

Media cucharadita de bicarbonato

1 huevo

125 mililitros de aceite de girasol

120 mililitros de buttermilk (suero de leche)

15 mililitros de colorante rojo (o más)

Media cucharadita de vinagre de vino blanco

Media cucharadita de extracto de vainilla

Para el frosting:

85 gramos de queso de untar

60 gramos de mantequilla

1 cucharadita de extracto de vainilla

100 gramos de azúcar glass


PREPARACIÓN


Lo primero que hay que hacer es, en dos boles diferentes, mezclar bien los ingredientes, los secos por un lado (tamizar harina, azúcar, cacao, sal y bicarbonato) y los húmedos por otro (huevo, aceite, buttermilk, colorante, vinagre y extracto de vainilla).

A continuación, sobre el bol que contiene los ingredientes húmedos, ir echando poco a poco los secos, para integrarlos bien con la ayuda de una espátula de silicona.


Esa mezcla se reparte entre los papeles de madalena que habremos puesto en una bandeja para ellas, hasta llenar tres cuartas partes de los mismos.

Con el horno precalentado, se introduce la bandeja y se dejan cocer a 175ºC durante, aproximadamente, un cuarto de hora.

Como siempre, estarán listos cuando al pinchar con un palillo en el centro, este salga limpio.


Para prepara el frosting:

Se baten todos los ingredientes (queso de untar, mantequilla y extracto de vainilla) menos el azúcar, durante un rato, hasta que quede una crema. Después, se añade, poco a poco, el azúcar, y se sigue batiendo hasta que se integre bien.

Ahora viene lo divertido. Hay que rellenar la manga pastelera con esta crema, elegir la boquilla que más os guste y decorar los cupcakes (sólo con escribirlo se me dibuja una sonrisa en la cara, os lo prometo, qué bien me lo pasé).



OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO


Voy a empezar por lo que más me retrasó para hacer esta delicia tan vistosa: el buttermilk o suero de leche. Si no encontráis en los supermercados, como es mi caso, se puede preparar de la manera más sencilla. Tan sólo hay que echar media cucharada de vinagre blanco (también vale el zumo de un limón) en 120 mililitros de leche y dejar reposar durante diez minutos. La leche se corta y queda un poco grumosa…¡eso es lo que queremos!


Yo he adecuado las cantidades de la receta original de Bea para hacer doce cupcakes de tamaño mediano. Las cantidades del frosting también están adecuadas para decorar esa cantidad (quizá ahí me quedé un poco corta, porque tuve que dejar dos o tres sin “coronar”, todo depende de la cantidad que le queráis poner). Eso sí, puse bastante menos azúcar de la que se indicaba (eché 100 gramos y tendría que haberle puesto alrededor de 170) pero a mí así me pareció que tenía el dulzor justo, así que probar antes para ver cuál es vuestro punto.


Es cierto que la masa de estos cupcakes es bastante diferente a los primeros que hice (los de arándanos). Me parecía demasiado líquida, pero no os preocupéis, que salen bien, de verdad. También me fijé que, cuando se cuecen, quedan como muy “gasificados”, con agujeritos en la masa, pero ricos igual.

No sé si dará igual, pero yo esperé a que los cupcakes estuvieran fríos antes de decorarlos, por si acaso. Eso sí, una vez decorados, creo que es mejor meterlos en el frigorífico, para que el frosting coja consistencia. Yo también lo hice así porque al día siguiente iban a hacer unos cuantos kilómetros y no quería que mi “arte” con la manga pastelera se desmoronara…


En definitiva, totalmente recomendables, de verdad. La próxima vez, porque habrá próxima vez, voy a echar colorante también en el frosting para hacerlo de colores, así quedará más profesional, ¡ja,ja!.


Para esta receta he contado con ayuda, porque la gran parte de las fotos las ha hecho mi chico, que tiene muy buen ojo, ¡muchas gracias!




Imprimir

23 comentarios:

antonia dijo...

Hola Bea! Me pasa como a tí, me apetece mucho ponerme, pero no encuentro el momento, creo que va a ser un lío, y además, lo de la manga pastelera... las veces que la he usado ha sido un desastre, pero te han quedado geniales así que tengo que animarme yo también!
besos
(las fotos siguen siendo muy chulas)

Doña Masita dijo...

Bea pues a mí me ha parecido que te han quedado muy profesionales así como los has hecho. Tengo mi taza de café aquí a un lado y he pensado que harían una excelente mancuerna con esos cupcakes ¡Enhorabuena por ellos!

Antonia, a mí me pasaba que hacía desastres también con los betunes hasta que un chef me dijo que tenía que poner sólo una cucharada de betún y luego ir adornando, me funcionó.

Besos,

Doña Masita

Joana dijo...

Bea geniales estos red velvet cupcakes! Y muchisimas gracias por nombrarme, me ha hecho mucha ilusion!

Un besito

Akane dijo...

Qué bonitos, con ese color pastel y el frosting, perfectos! Yo no he hecho nunca una Red Velvet cake o cupcakes, pero lo tengo pendiente. Sí que he leído varias veces que hay que usar mucho colorante para conseguir un color rojo de verdad; pero a mi me gustan con el color que te han salido :)

Un abrazo

Bea la cocinillas dijo...

Antonia,
pues sí, anímate, mujer. Yo es que tengo una manga pastelera de plástico, como una jeringuilla, y supongo que es más cómoda que las tradicionales, porque se rellena bien y se limpia mejor!
Doña Masita,
gracias por tus consejos, siempre vienen bien. Me lo apunto!
Joana,
hay que nombrar a las buenas, ya sabes!
Akane,
sí, más bien son cupcakes "pantera rosa", jaja! Seguro que a ti, cuando te pongas, te salen geniales

ana maría dijo...

Yo también los tengo pendientes desde hace un monton, ya sé que hay que echar mucho colorante...te han quedato estupendos

mese dijo...

Pues rositas están perfectos.
Besitos

Unodedos dijo...

Te han quedado de 10!
Bicos!

Espe dijo...

yo los veo fenomenales..se pondrian las botas tus amigos,jejeje

Fimère dijo...

ils sont sublimes et très tentants, bravo pour cette magnifique réalisation
bonne soirée

Marisa dijo...

Holaaa, veo que te han quedado estupendos! seguro que estaban buenísimos!
Un besooo

Laura y Paloma dijo...

El nombre te ha quedado que ni pintado :P Y lo de loca ni hablar, que no veas lo bien que nos lo pasamos nosotras siempre que tenemos que decorar cosas (o igual nosotras también somos las locas, jeje).

Tienen muy buena pinta y te tenías que haber reservado uno para tí para poder opinar del conjunto ;)
Tenemos que probar un día ese frosting.

Un beso!

Bea la cocinillas dijo...

Ana María,
anímate a hacerlos, que quedan muy monos ellos. Para la próxima, compro un litro de colorante rojo, he dicho!
Mese,
¿verdad? el rosa le da otro toque más fino, jaja!
Pam,
muchas gracias chata, estupendo que te pases por aquí
Espe,
pues me dijeron que estaban ricos, así que habrá que hacer una tanda para probarlos yo también, no?
Fímere,
tu comentario me hace ser internacional, gracias por visitarme! Lástima no saber francés para contestar....
Marisa,
se hace lo que se puede, jeje! pero me lo pasé genial haciéndolos, que es lo que cuenta, no?
Laura y Paloma,
vamos a tener las tres el mismo problema, jijiji! No sé qué frosting hacéis vosotras, pero este está delicioso (es lo único que pude probar)

Paula dijo...

Te han quedado perfectos!!! Ahora bien, mi pregunta es: cómo has hecho para que no te saliera copete??? a mi siempre me salen en las magdalenas :P

Salu2, Paula
http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net

Bea la cocinillas dijo...

Paula,
pues chata, no tengo ni idea, no hice nada especial, la verdad. Quizá como la masa es muy líquida no sube tanto. Lo que está claro es que para decorar, mejor así, chatitos, no?

Up dijo...

Hola chicas, qué tal?
Me manifiesto porque he sido una de las afortunadas en probar esta receta: DELICIOSASSSSSSS!!!!!!!! y cuanto mas frosting, mejor!!!
para cuando la próxima visita, Bea? estamos deseando :-))))))
Besitos

Ivana · My Little Things dijo...

vaya pink más rico!
me encanta! me llevo uno vale??
besitos

Bea la cocinillas dijo...

Up,
me alegro un montón que te gustaran....se admiten peticiones para la próxima visita, aunque también me gustan que me devuelvan las visitas, queda dicho!
Ivana,
qué alegría verte por aquí. Llévate dos para compartir!

maria elena dijo...

bea me encantan,es una receta que tengo pendiente hace tiempo,creo que sera una de las primeras que prepare,me corto de hacelos por el frosting,limita mucho el tiempo de conservacion en el momento que se lo pones.
bss.

Bea la cocinillas dijo...

María Elena,
tienes toda la razón, por eso yo los hice de un día para otro, sabiendo que eran para regalar, no sé si haría para tener yo para comer unos días, claro. Anímate, que yo me lo pasé muy bien adornándolos, de verdad. Gracias por seguirme. Me voy a ver tu blog en seguida!

Recetas de Rocío dijo...

Buenisimo tu blog.. y buenisimos los consejos para principiantes!!
Te voy a seguir!!
Gracias!

Bea la cocinillas dijo...

Rocío,
qué honor, una visita desde el otro lado del charco...muchas gracias, no sabes la ilusión que me hace. Espero verte por aquí muuuuchas más veces. Besos!

Carol dijo...

Es verdad, te quedaron rositas jeje. Pero están chulos!!

Nose prueba a echar más colorante, yo ya te digo, que fuí echando hasta que me convenció el color.

Un besito guapa!