lunes, 31 de enero de 2011

SOPA DE CEBOLLA


Me encanta en estos días de frío tomarme para cenar una sopita caliente. Con esto de no tener tiempo para nada, pues me hago una de sobre y arreando. Pero la semana pasada tuve unos días libres y aproveché a meterme en la cocina. Quería algo sencillo y sano, debido a he empezado una pequeña dieta para bajar el colesterol (qué crisis cuando vi los análisis, por favorrrr!, menos mal que el médico me ha dicho que no me preocupe, que es muy poquito lo que tengo de alto, ¡uf!). El caso, que tanto había oído hablar de la sopa de cebolla que empecé a “estudiar” recetas en distintos blogs y me inventé algo facilito con lo mejor de todas ellas.

Aquí os la presento:

INGREDIENTES

2 cebollas

2 cucharadas de aceite

1 cucharada de harina

Medio vaso de vino blanco

1 cucharada de tomate en polvo

1 litro de caldo de verduras

Sal

PREPARACIÓN

En primer lugar, se pelan y se parten muy finas las dos cebollas, para ponerlas a pochar con un poco de sal en una cazuela con las dos cucharadas de aceite.

Cuando estén transparentes y blandas, se le añade la cucharada de harina y se remueve un poco, para añadir después el medio vaso de vino blanco. Dejar hervir un rato para que se consuma el caldo un poco.

Añadir a la cazuela el litro de caldo de verdura y la cucharada de tomate en polvo.

Hervir, a fuego bajo, durante un cuarto de hora.

OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO

La primera fase de pochar las cebollas dura algo así como un cuarto de hora. Es mejor estar ahí, dándole vueltas de vez en cuando, para que no se peguen ni se hagan demasiado. Sólo que se ablanden y se queden transparentes.

El vino blanco le da un sabor muy rico a la sopa (¡hips!, je,je) pero podéis prescindir de él o añadir otro alcohol que os guste más.

El toque de tomate se me ocurrió porque en una de esas compras compulsivas que todas tenemos (no lo neguéis) había comprado tomate en polvo y no lo había estrenado todavía. Así que me pareció una buena ocasión. Le da un toque de sabor y color bien bueno.


Yo le eché caldo de verduras porque era el que tenía a mano, pero he leído que también se puede hacer con otros tipos, como de pollo, de pescado...depende del sabor que más os guste.

Como me parecía un poco lío comer la sopa con la cebolla en tiras (me iba a poner pingando, lo sé), decidí batir todo bien cuando templó, para que quedara una sopa sin “tropezones”. Pero la original de la gastronomía francesa es así tal cual y, además, con pan tostado y queso gratinado por arriba. Delicioso, seguro, pero yo ahora no puedo tomar queso en una temporada, ¡snif!, así que esperaré a recuperarme del todo para probar la receta tradicional.






15 comentarios:

Virginia dijo...

Que rica, madre mia!!! Mi abuela la hacia con frecuendia y estaba buenísima. A mi tb me encantan las sopitas con estos frios, a si que me la apunto.
Animo con la dieta!!!

Lazy Blog dijo...

Pues yo suelo tomarla con las hebritas de cebolla, pero me animo a probar tu cebollita pasada por la batidora que ahora, lo que apetecen son las cremas.

Un saludo.

Carol dijo...

Que ganas tengo de hacer una sopa de cebolla! Justo el otro día, en el libro de cocina Francesa ví una receta y casi me muero de la pinta que tenía...
La tuya seguro que estaba fenomenal y además ideal para combatir el frío...
Ánimo con la dieta, que seguro que bajas rápido ese poquito colesterol...

Un besote!

Espe dijo...

y donde esta mi bol?que ahora que ya nos conocemos era lo minimo...jajajja

Akane dijo...

También me encanta calentarme con una buena sopita :)
La de cebolla me atrae mucho pero no sé si me sentará bien, que demasiada y cebolla mi estómago se queja. Pero tiene taaaan buena pinta!

Un abrazo

dadá dijo...

¡Qué rica Bea!, se ve deliciosa. Con estos fríos apetece este tipo de platos.
besos

Bea la cocinillas dijo...

Virginia,
gracias por los ánimos, tampoco es algo tan estricto, jeje! Es verdad que con el frío apetece estos calditos.
Lazy Blog,
sopa, crema...el caso es que está bien rica!
Carol,
tengo el mismo libro que tú y ya le eché un vistazo a esa receta...pero hice una versión más facilona. Gracias por los ánimos a ti también!
Espe,
tienes tooooda la razón....pero ahroa también te podré pedir yo a ti, eh?
Akane,
puedes quitarle la cebolla, el caldito con el sabor también estará bien, no?
Dadá,
graciassss, a ver si llega el buen tiempo y comemos otras cosas, jeje!

carmen dijo...

Me parece una receta muy apropiada para bajar el colesterol.
Te quería preguntar donde has comprado el tomate en polvo, y además de para esta receta para que más se puede usar

Bea la cocinillas dijo...

Carmen,
el tomate en polvo lo compré en un puesto de un mercado medieval, pero no es imprescindible para esta receta. Es la primera vez que lo uso, pero supongo que, por ejemplo, también quedaría bien si lo echas a un guiso, para darle más sabor.

Anica dijo...

Riquiiiisima y el juego de la taza y el plato....precioso!


http://anicaensucocina.blogspot.com/

carmen dijo...

Pásate por mi blog que tengo algo para ti
Bea, soy hermana de Ramón, él y Olga ya me habían hablado de tu blog, pero yo ya te seguía antes.

antonia dijo...

qué buena la sopita de cebolla! me gusta mucho pero me pasa como a tí, le veo el inconveniente de las tiritas de cebolla a la hora de comer, así que tomo nota de tu solución, batirla.
aH! me comentas en mi blog que cómo me salen las tortitas tan redondas, usé un molde de aro cuando las puse en la sartén...
besos

Paula dijo...

ains, yo no puedo con la sopita y mira que me chifla la cebolla, pero la sopa no :S

Salu2, Paula
http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net
http://galletilandia.blogspot.com

ladulcemagdalena dijo...

¡¡Qué rico Bea!! En estos días nublados de Pontevedra no sabes cómo apetece!!! Yo la solía tomar cuando viajaba a menudo por Europa del este!! Por allá, junto a la de ajo, forman parte del menú diario!! Gracias por compartir la receta!! ;)

La Tartiteria dijo...

Que buena pinta!!! Como apetece algo calentito!
tienes un regalito en mi blog...