domingo, 14 de febrero de 2010

GALLETAS DE LIMÓN Y JENGIBRE

Lo que son las nuevas tecnologías, ¿eh? Mientras me estáis leyendo, ahora mismo, yo estoy disfrutando de mi último día en Oporto (me he ido allí de fin de semana).

Pero os tengo en la mente a todos/as vosotros/as así que he decidido felicitaros este día de San Valentín (que nunca en mi vida he celebrado, por otra parte) con estas ricas galletas, que hice, por supuesto, en forma de corazón, cómo no, para ir acorde con el día.

Tenía muchas ganas de preparar unas galletas de limón porque hacía poco que me había comprado un botecito de esta esencia, para probarlo. Pero, buscando, buscando, me topé con una receta que se hacía con limón natural (seguro que mucho más rico y que, de casualidad, tenía en la nevera) y encima llevaba jengibre, una de mis especias preferidas, así que no me pude resistir. Y el resultado ha sido más que satisfactorio, unas galletas con una textura muy crujiente y con un intenso sabor a limón….aunque, para la próxima (porque habrá próxima), me “arriesgaré” echando más jengibre, porque a mí me sabía poco.

La receta original es de Cris, del blog Crazy Tea Party, uno de los primeros a los que me enganché, y que tiene verdaderas maravillas culinarias. Además, estéticamente, es también uno de mis favoritos. Entrad y veréis cómo os gusta.


Si queréis ver la receta original de Cris, pinchad aquí.


Y esta es la mía:


INGREDIENTES

125 gramos de mantequilla a temperatura ambiente

125 gramos de azúcar

180 gramos de harina (más dos puñados)

1 yema de huevo

Leche

La ralladura de un limón

2 cucharaditas de jengibre

½ cucharadita de sal

1 cucharadita de levadura química

Una pizca de azúcar vainillado


PREPARACIÓN


Lo primero de todo es mezclar bien la mantequilla con el azúcar, para que se haga una especie de crema.


Tras conseguirlo (se tarda un rato), se añade la ralladura de limón y la pizca de azúcar vainillado. Se mezcla y se añade la yema del huevo. Se bate para integrar todo bien.

Encima de la mezcla se echa ahora, poco a poco y tamizado, la harina, la levadura química, la sal y el jengibre. Hay que conseguir una masa homogénea. Si se ve que se rompe un poco, es el momento de añadir un chorrito de leche para que vuelva a ligar.

Se mete la masa en el frigorífico durante media hora. Tras ese tiempo, se vuelve a trabajar la masa añadiéndole los dos puñados de harina para que se integren. Añadir un chorrito de leche si es necesario. Una vez conseguido, se vuelve a meter en la nevera otra media hora.

Es el momento de estirar la masa y cortarla de la manera que más os guste, quedando una capa de medio centímetro de grosor, más o menos. Antes, se tiene que haber puesto a precalentar el horno a 180ºC.


Después de cortar las galletas, se colocan sobre un papel vegetal encima de la bandeja

y se hornean durante aproximadamente 15 minutos. Salen alrededor de 24 galletas de tamaño medio.



OBSERVACIONES PARA PRINCIPIANTES COMO YO


Error de principiante que espero que a vosotros no os ocurra como a mí. Ymira que lo sabía, pero se me olvidó por completo. En una misma hornada hay que meter galletas del mismo tamaño, si no, esto es lo que ocurre:


….que se queman algunas un poco y otras están todavía por hacer. ¡Juro que no me volverá a ocurrir! Yo sólo quería hacer corazones de distintos tamaños y fíjate tú la que lié.


Como ya he dicho al principio, la próxima vez que haga estas galletas les echaré más jengibre. Ya lo sugería Cris, otra “adicta” a esta especia, pero no quería arriesgarme en mi primera vez, por si acaso luego estaban demasiado fuertes.


Cuando hagáis estas galletas por primera vez, en la primera hornada, fijaos bien en el tiempo que tardan en hacerse, porque ya sabéis que cada horno tiene sus propios tiempos. Yo las tuve unos 15 minutos, pero con el horno ya muy caliente puede que tarden menos en las siguientes tandas. Estarán listas cuando empiecen a dorarse por los bordes.


Cris también sugiere que estas galletas se pueden hacer con azúcar moreno. Seguro que así quedan más doraditas, pero con el blanco también están ricas, ¿eh?


Respecto al azúcar vainillado, no os preocupéis si no tenéis en ese momento a mano, porque sólo es una pizca y no pasará nada si prescindís de ese ingrediente. Yo tenía del que hice casero, que sale mucho más económico que el comprado y que aprendí en el blog El rincón de Bea. Pinchad aquí para descubrir qué fácil es hacerlo.


¡Feliz día de San Valentín a todos!




Imprimir

16 comentarios:

Magdalena de Chocolate dijo...

Qué ricas Bea! Y que suerte que estás por ahí de vacaciones!jeje
Pásalo bien y disfruta!
Un beso!

Paula dijo...

a mi me pasa al contrario que a ti, no puedo con el jengibre, lo descubrí estas navidades, así que las probaré solo con limón ;)

Salu2, Paula
http://conlaszarpasenlamasa.cultura-libre.net

Ivana dijo...

feliz día!
seguro que con estas galletas es aún mejor!
besitos

Laura y Paloma dijo...

En casa tampoco se celebra San Valentín, pero viene bien tener una excusa para decorar y hacer cosas con forma de corazón :-)

Estas galletas tienen pinta de estar riquísimas.

Un beso!

Akane dijo...

Espero que lo estés pasando genial! Ya nos contarás qué tal, tengo entendido que Oporto es maravillosa :)

San Valentín sirve como buena excusa para unas buenas galletas caseras :) Seguro que están riquísimas, con el limón y el jengibre, que también me vuelve loca a mí.

Yo suelo hornear galletas de distinto tamaño a la vez a propósito, porque hay a quien le gustan con un punto tostadito de más, y así saco galletas para todos los gustos. A mi me gustan de todas las formas, creo yo :P

Un abrazo

Arantxa dijo...

Qué pena que no me guste el jengibre... Pero ¿qué tal si lo eliminamos junto con la esencia de limón, y añadimos canela, que me vuelve loca?

eLrinCondeLaTaTa dijo...

Hola!
Me parece que estas galletitas tienen que estar de los mas deliciosas. A mi no esque me guste el jengibre pero les tiene que dar un toque muy bueno.

Un beso.

antonia dijo...

hola Bea, espero que hayas tenido un fin de semana estupendo en Oporto. Yo no he ido pero tengo muchas ganas, dicen que es precioso. Bueno, estas galletas tienen una pinta estupenda y creo que me gustará el jengibre con el limón, hay que probarlas!

Unodedos dijo...

Hola maja: Qué bien de finde fuera eh! ;)
Nosotros tampoco lo celebramos pero me he pasado el finde haciendo cosas para otros, para regalar y que ellos sí lo celebren ;)
Me gustarán mucho estas galletitas con el jenjibre :)
Besos!

Bea la cocinillas dijo...

Magda,
nos lo hemos pasado genial, pero ha sido tan corto, snif! Portugal está muy muy bien, te lo aconsejo.
Paula,
las puedes probar con jengibre, porque no saben, el limón es el predominante. Por eso en la próxima le quiero yo echar más especia!
Ivana,
gracias chata, espero que tú también lo pasaras bien ayer!
Laura y Paloma,
sí, cualquier excusa es buena para meterse en la cocina, verdad?
Akane,
pues sí, Oporto merece la pena...y cualquier zona de Portugal, aunque a ti te queda un poco lejos, pero vete pensando en un viaje por el país vecino porque te gustará.
Arantxa,
pues tendrías....galletas de canela! que también están bien ricas.
Tata,
pues anímate porque saben muuucho más a limón que a jengibre, eh?
Antonia,
el finde genial, gracias. Y sí, hay que probar estas galletitas.
Pame,
o sea que San Valentin currando te has pasado, eh? eso es bueno, que dicen que en trabajo es salud, jajaja!

titi dijo...

Que rico, el jengibre me encanta, asi que las proximas galletas que haga las hare asi, que ricas!!!!

Bea la cocinillas dijo...

Titi,
ya verás qué ricas, yo pienso repetir muchas veces esta receta. Me han encantado!

Anónimo dijo...

como siempre tienen muy buena pinta!!!!! las galletas ya no tienen misterio para ti ;)

besitos,pequeña

Paz

sara dijo...

Hola Bea, gracias por tu comentario! Pues cocinar con gelatina en láminas es muy fácil, asi que anímate, que ya verás el resultado! Por cierto, creo que me está llegando ese aroma a limón...jeje
Bs!

mese dijo...

Estupendas galletas, el jengibre le da un punto buenísimo.
Besos

Bea la cocinillas dijo...

Paz,
sí, jeje!, sin misterios. A ver cuándo terminas la dieta y te hago una hornada para ti solita....
Sara,
gracias por el consejo, a ver si me animo a quitarle el miedo a la gelatina
Mese,
pues nada, ya sabes, a probarlas!